La gran mayoría de las empresas en México son familiares, es decir, se fundaron y continúan en propiedad de un grupo familiar. En este caso, algunos de los miembros fundadores y propietarios participan en el Consejo de Administración o incluso tienen cargos directivos

Páginas