Revelan causas de muerte de Carrie Fisher y Debbie Reynolds

Debbie Reynolds murió de un derrame cerebral y su hija Carrie Fisher de un paro cardiaco, de acuerdo con sus certificados de defunción elaborados por el Departamento de Salud Pública del Condado de Los Ángeles.

La causa de muerte es mencionada como hemorragia intracerebral, un tipo de derrame causado por sangrado en el cerebro en vez del tipo más común ocasionado por un coágulo. Reynolds murió el 28 de diciembre en el Centro Médico Cedars-Sinai a los 84 años, señala el certificado.

El documento menciona al hijo de Reynolds, Todd Fisher, como la persona que notificó su deceso y dice que la actriz había trabajado en el mundo del espectáculo durante 68 años.

En tanto, el certificado de defunción de Fisher señala que la causa de su muerte fue un paro cardiaco/diferido. Esta segunda palabra es una designación que indica que el forense necesita realizar una investigación mayor, por lo general pruebas de toxicología que podrían tomar varias semanas.

Fisher tuvo una emergencia médica abordo de un vuelo de Londres a Los Ángeles el 23 de diciembre. Murió el 27 de diciembre en el Centro Médico Ronald Reagan de la UCLA, a los 60 años, señala su certificado de defunción.