Warner Bros enfrenta demanda por saga de El Conjuro

La saga de El Conjuro enfrenta una demanda por 900 millones de dólares por daños y perjuicios. De acuerdo con Gerald Brittle, autor de The Demonologist, él firmó un contrato de confidencialidad con Ed y Lorraine Warren, en quienes se basan las películas.

El escritor asegura que las cintas de El Conjuro, El Conjuro 2 y Annabelle violan los derechos exclusivos para la creación de obras basadas en la vida de estas personas. El acuerdo se firmó en 1978, pero Lorraine permitió el acceso a la información para Warner Bros.

De acuerdo con el abogado de Brittle, Warner Bros asegura que las cintas no están inspiradas en el libro, más bien en hechos reales. Esto significa que si la firma no logra comprobar que los fantasmas y apariciones son reales, pueden perder el caso.