El cómic, género preferido de los lectores en Bélgica

En el país que vio nacer a Tintín y a los Pitufos, el cómic no es solo un patrimonio nacional, sino también el género preferido de los lectores.

En 2015, las historietas respondieron por el 57% del valor total de ventas de libros publicados en francés en Bélgica, por un total de 71.77 millones de euros, de acuerdo con los datos más reciente de la Asociación de Editores Belgas (Adeb).

El género supera de lejos el segundo y tercer colocados en el listado, las obras de ciencias humanas y las escolares, que generaron el 18 y el 14% de las ventas del mercado editorial, respectivamente.

El balance de la Adeb revela que el 86% de los belgas son lectores y el formato impreso conserva la preferencia de 95% de ellos. Sin embargo, 42% de todos los lectores afirman leer tanto obras impresas como en formato digital.

La atracción por los libros digitales ha caído ligeramente comparado con 2014, cuando 47% de los lectores se decantaban por ese medio.

Por otra parte, el presupuesto promedio anual dedicado a la compra de obras digitales aumentó de 67.1 euros a 82.5 euros por persona entre 2014 y 2015. En el mismo período, el monto reservado a la adquisición de libros impresos permaneció casi estable, pasando de 125.8 a 130.7 euros por persona.

Según el estudio, el 89% de los libros leídos en formato impreso son obras de diversión, como los cómics, mientras que entre las obras digitales consultadas prevalece la literatura general.

Para los dos tipos de soporte, los lectores belgas se inspiran mayoritariamente en las recomendaciones de amigos y familia, aunque los motores de búsqueda en internet también influyen las elecciones de los adeptos de libros digitales.

En el marco del Día Mundial del Libro, la Adeb, junto con la Feria del Libro de Bruselas y el Centro de Literatura de Jóvenes de Bruselas, instó los belgas a ofrecer un libro a un niño, una iniciativa para incentivar el hábito de la lectura.

“Puede ser un libro prestado de una biblioteca, elegido entre su biblioteca personal. Lo importante, sobre todo, es tomar tiempo para leer un libro a un niño o con un niño, en casa o en clase”, explicó Benoit Dubois, presidente de la Adeb.