Homenaje de la artista Delia González a la muerte

Andrea Hernández
Fotografía: Antonio Soto

En el marco de la Exposición Mexicráneos 2018, Orgullo Mexicano, fue develada la obra “Dualidad” de la artista Delia González. El senador Martí Batres, presidente de la Mesa Directiva del Senado fue el encargado de liderar la presentación, en que destacó el valor cultural de las tradiciones mexicanas.

“Cuando hablamos de una festividad y este peculiar culto a la muerte, hablamos de México, es una forma en la que el país le habla al mundo entero, esa es nuestra tradición y por lo tanto es parte de nuestro orgullo cultural”.

La artista habló sobre el cráneo hecho todo en piedra natural, en plata alemana con baño de plata sterling, cobre y repujado a mano.

“Esta obra que representa la transmutación de nuestra cultura, la mexicanidad y sus etapas. Al frente, el reconocimiento y evocación de la belleza de nuestras culturas originarias, una máscara con rasgos prehispánicos, cuya base es el cráneo, fiel reflejo de la igualdad de todos y todas, lo que nos da estructura, no hay color de piel, no hay género, no hay características físicas determinadas, el hueso como centro distintivo del humano.

“Dualidad, historia y contemporaneidad unidas en el centro por el corazón y en el tercer ojo está la República Mexicana, en trozos, pero unida, con rojo de tristeza, pero en vías de recuperación”, dijo la también empresaria mexicana.

Entre los asistentes a la presentación estuvieron José Alfonso Suárez del Real, próximo titular de la Secretaría de Cultura del Gobierno de la CDMX, la senadora Susana Harp, presidenta de la Comisión Cultural del Senado de la República, Óscar Padilla, director general de Funerarias J. García López, la senadora Nestora Salgado y Gerardo Herrera, director de Mexicráneos, entre otros.

Delia González narró en entrevista para Mundo Ejecutivo en qué se inspiró para hacer este impresionante cráneo.

"(Al elaborarla) Pensaba en mí, en que me siento orgullosa de ser mexicana, pensaba que vengo de la cultura maya que es riquísima, las orejeras son una reinterpretación de la máscara mortuoria de Campeche y la otra es de una (máscara) maya, nada más que con más movimiento en los ojos porque están escalonados y en la parte de atrás (pensaba) en el orgullo del México actual que tenemos, de esta riqueza que tenemos cultural y económica. Quise reflejar la grandeza de todos los mexicanos que pasamos todos los días luchando por un país mejor”.

La pieza fue confeccionada por maestros plateros del taller de Delia González y refleja el orgullo de ser mexicano y las ganas de ser mejores cada día.