Van Gogh en la puerta de la eternidad

0

“Van Gogh en la puerta de la eternidad” es una película que narra los momentos más emotivos de los últimos días de uno de los pintores impresionistas más admirados 

 Viridiana Vega

La Sala de Arte Cinépolis en colaboración con Diamond Films y Art & Sip presentaron a los medios “Van Gogh en la puerta de la eternidad”, una película que narra los momentos más emotivos de los últimos días de uno de los pintores impresionistas más admirados de todos los tiempos.

A través de una propuesta diferente en su construcción audiovisual y narrativa, es que se desenvuelve la historia. Una trama que deja ver esa parte sensible y emocional del pintor, como el cariño infinito por su hermano Theo o por su amigo, Paul Gauguin.

El dormitorio de Van Gogh en Arlés (1ª versión, octubre 1888, Museo Van Gogh, Ámsterdam).

La habitación amarilla

Vincent Van Gogh llega a Arles, un pequeño pueblo de Francia, en busca de paz e inspiración, es entonces cuando se aloja en la habitación amarilla; en ese lugar es acogido por Madame Ginoux, la dueña del restaurante del pueblo que lo ayuda y obsequia un libro de contabilidad, mismo que el artista le devuelve lleno de dibujos.

En ese contexto es que el pintor comienza a percatarse de sus problemas mentales, con los que provoca temor entre los vecinos e incluso, termina alejando a uno de sus grandes amigos, Gauguin, por quien intentó cortarse una oreja para enviársela.

Willem Dafoe, nominado al Oscar

Sin duda una narración que reitera la pasión de Vincent por la pintura, quien ha dejado un legado cultural y artístico en el mundo y a quien el actor Willem Dafoe logra dar vida de una manera impresionante.

Entre los nominados a la 91ª edición de los Premios Oscar de este año, destaca la participación de Willem Dafoe, en la nominación a mejor actor por “Van Gogh en la puerta de la eternidad”, el más reciente filme de Julian Schnabel, que se estrenará el 25 de enero y será proyectada en 40 salas del país.

Sabías que…

Vincent Van Gogh tenía entre 27 y 28 años cuando comenzó a pintar y logró un acervo de 900 cuadros, de los cuales 27 son retratos y 148 acuarelas; una obra realizada en menos de diez años, antes de su muerte a los 37. Además, pintó más de mil obras en papel antes de su muerte.

Al inicio de su carrera fue influenciado por grabadores japoneses, como Ando Hiroshigue y Hokusai, así como de los artistas franceses Camille Pissarro y Georges Seurat.