El sábado por la noche, en una agencia Chevrolet de Perinorte en la Ciudad de México, un niño de siete años subió a un Camaro que tenía las llaves puestas sin que nadie se diera cuenta, lo encendió y chocó.

Páginas