Franquicias viven su mejor momento


Pese al entorno económico mundial, este año el sector mantendrá un alza de 13% que impulsará la apertura de más de 2,000 puntos de venta
ERIKA URIBE

La efervescencia electoral y factores como la violencia e inseguridad no frenan a la industria mexicana de las franquicias: su crecimiento está garantizado aun en medio la desaceleración del mercado y, en todo caso, también a prueba de balas.

Este año mantendrá un alza de doble dígito, con un índice de 13%, el cual impulsará la apertura de más de 2,000 puntos de venta y la creación de 9,000 empleos directos.

Su principal reto será seguir innovando en un entorno marcado por un crecimiento económico más lento y la incertidumbre por la continuidad del Programa Nacional de Franquicias, uno de los principales impulsores del sector en los últimos años.

De acuerdo con especialistas, este sector está en uno de sus mejores momentos. Según un estudio a 2011 realizado por la firma de consultoría en franquicias Alcázar y Compañía, de tener unas pocas marcas a principios de los 80, pasó a 500 en 2002 y a 1,300 en 2011 en 10 categorías y 89 giros.

De acuerdo con el documento, al cierre del año pasado había 54,000 unidades que generaban 482,500 fuentes de empleo. Las marcas de exportación sumaban 83.

“Es un sector que crece 3 veces más rápido que el resto de la economía y que se ha convertido en importante generador de empleos. En 2011 esperamos cerrar con un crecimiento de entre 11 y 12%”, dice Diego Elizarrarás, presidente de la Asociación Mexicana de Franquicias.

El dinamismo del sector no es nuevo. Ya en años pasados ha demostrado su fortaleza, cuando en plena crisis económica tuvo crecimientos de doble dígito, al alcanzar 14% en 2008, 10% en 2009 y 12% en 2010.

Su principal motor son los emprendedores, hombres y mujeres de una creciente clase media que más que autoempleo, buscan fortalecer sus ingresos y generar nuevas fuentes de trabajo. Para este colectivo las franquicias son el medio ideal, al ser modelos de negocio probados cuyo índice de éxito es de 80% frente a 20% de un negocio tradicional.

Lo que viene

El panorama para 2012 es prometedor. Se espera un crecimiento de 13% impulsado por varias tendencias. Destacan las franquicias de baja inversión, planificadas para los emprendedores que disponen de un presupuesto menor de 250,000 pesos.

“La tendencia se orienta hacia las microfranquicias de inversiones menores a 5,000 dólares, así como las franquicias de baja inversión, que van desde los 50,000 pesos hasta los 250,000”, dice Ferenz Feher, director general de Feher&Feher, firma especializada en consultoría en franquicias.

Otra tendencia son las franquicias de corte social.

“Hay franquicias sociales que brindan soluciones probadas a problemáticas sociales y no tiene fines de lucro, y franquicias con fin social, que brindan soluciones a una problemática social, pero además generan recursos propios que utilizan para la sustentabilidad”, aclara Feher.

Los giros favoritos de los emprendedores seguirán siendo alimentos y bebidas, cuidado personal, así como salud y belleza, advierte Juan Manuel Gallástegui, director general de la compañía Gallástegui Armella y Asociados .

“La comida es la reina de las franquicias, en el segmento conocido como quick service restaurante, donde lo rápido ya no es la comida, sino el servicio; es hacia donde está evolucionando el fast food”, dice el consultor.

Otra categoría que no hay que perder de vista es la de servicios profesionales, donde los productos enfocados a adultos mayores y relacionados con la educación acaparan ya los reflectores.

“Tenemos moviéndose de manera interesante las franquicias del sector educativo, desde escuelas formales que se replican como modelo de franquicia hasta escuelas con clases extracurriculares”, dice Gallástegui.

De acuerdo con Alcázar y Compañía, del total de franquicias 35% es del ramo de alimentos y bebidas, 14% de cuidado personal, 11% de ventas al detalle, 6% en servicios profesionales y financieros, 6% de educación y capacitación, 5% de moda, textiles y accesorios, 4% de entretenimiento y recreación, 4% de automotriz y 3% de turismo y alojamiento.

¿Cuáles son las plazas más atractivas? Sin duda las grandes ciudades, pero ahora también las plazas interesantes en el interior de la República como Puebla y Querétaro.

“El gran problema que sigue enfrentando son las barreras en algunas plazas para acceder a centros comerciales AAA; como los guantes excesivos (cuotas de entrada); pero yo creo que en todos lados se crean centros comerciales grandes y plazas de barrio que han permito la entrada a muchas franquicias”, indica Juan Manuel Gallástegui.