El reloj checador no es suficiente

HUMBERTO NIÑO DE HARO

La administración de la fuerza laboral en las empresas mexicanas presenta amplias áreas de oportunidad debido a que el personal directivo de las compañías desconoce cómo gestionar de mejor manera el recurso humano disponible. Algunas empresas están tan rezagadas en el tema como el reloj checador de tarjetas perforadas que utilizan para registrar la asistencia de sus empleados.

Jaime Cardoso, director de Mercadotecnia para América Latina de Kronos, asegura que las compañías podrían ganar, por ejemplo, en flexibilidad y escalabilidad si aprendieran a medir el desempeño de sus trabajadores a partir de variables mucho más robustas, mismas que se traducirían en ahorro de costos, un mejor clima laboral y, desde luego, elevar la rentabilidad.

En entrevista con Mundo Ejecutivo, el directivo señaló que las firmas mexicanas buscan una mayor eficiencia operativa enmarcada en la regulación laboral vigente para competir frente a otros mercados igualmente globalizados, mientras que en Estados Unidos la prioridad es la métrica de la productividad y en China buscan reducir costos ante el exceso de mano de obra disponible.

Kronos, una firma especializada en la administración de la fuerza laboral, sugiere siete indicadores para medir la productividad en las empresas, los cuales se deben implementar según el sector o industria en el que participe la compañía. Entre los indicadores están el ingreso por trabajador de tiempo completo, el nivel (calidad) de servicio alcanzado y las ganancias por trabajador.

También figuran la cuota de ventas alcanzada, el retorno de inversión de capital humano, tiempo de resolución y la unidad de servicio. A partir del sector donde se desempeñe, éste puede ser de manufactura, servicios, retail, distribución y gobierno. Actualmente, las empresas utilizan el reloj checador, la administración de horarios y de ausencias e incapacidad para controlar al personal.