Ayuda a que la familia avance en el negocio

ALEJANDRO MÉNDEZ

Una vez que hemos construido las bases de la gobernanza, nuestras estructuras de gobernanza deben hacer que la visión sea más concreta mediante el establecimiento de metas y políticas que puedan ayudar a la familia avanzar hacia su visión común.

Cada vez más consejos de familia crean una constitución familiar como esquema de acción para proporcionarle tanto estructura como flexibilidad a la firma en el futuro. La constitución familiar es un documento vivo que le permite a los miembros construir unidad y cohesión por medio de la articulación de una misión y una visión convincentes, la enumeración de un conjunto de expectativas comunes, y del esclarecimiento de los acuerdos entre los accionistas.

Si el consejo de familia y el consejo de asesores de la empresa piensan en la sucesión sólo en el contexto de las necesidades de la generación actual, podríamos limitar las oportunidades de las futuras generaciones. Si sólo pensamos en la eficiencia fiscal, y no en las implicaciones de la estructura de propiedad para las generaciones futuras, podríamos estar plantando las semillas de un conflicto familiar.

Si tratamos de controlar el conflicto mediante las disposiciones del fideicomiso, sin enseñarle a la siguiente generación cómo solucionar las controversias, estamos pasando por alto una verdadera oportunidad para promover valores duraderos.

Si nuestro objetivo es establecer un legado de valores, éxito y oportunidad para las generaciones futuras, debemos comprometernos con preparar a nuestros hijos a desarrollar todo su potencial.

Debemos sentar las bases para lograr ese futuro mediante la construcción de estructuras de gobernanza que le ayudarán a la familia a responder las preguntas importantes que formule esta generación en torno a la familia y a la empresa —y preguntas imprevistas a las que las futuras generaciones se enfrentarán.

*Consultor Empresas Familiares
amendez@mendez.com.mx