4 consejos para trabajar en familia

Tener una empresa familiar o trabajar en conjunto con negocios que sean propiedad de parientes es un reto para todo empresario, pero es necesario esforzarse y superar las diferencias para salir adelante.

Kelle Khalil, fundadora y CEO de Loverly, una tienda digital de planeación de bodas que trabaja frecuentemente con las empresas de sus hermanos, menciona 4 tips que los han ayudado a hacer alianzas exitosas.

1. Traza la línea entre lo personal y profesional

Es difícil separar el tiempo familiar y el de negocios, especialmente en momentos donde el desempeño de la empresa te afecta emocionalmente.

Mi hermana Leila lleva las relaciones públicas de Loverly y hay momentos en los que tenemos que preguntar ‘¿Estás actuando como mi hermana o como compañera de trabajo?’; la mejor forma de manejar estas situaciones es decir explícitamente ‘En este momento, necesito que seas mi familia y no mi colega’”

2. Agenda una reunión fuera del trabajo

Los asuntos del trabajo pueden afectar la relación familiar, por lo que es importante mantenerse en contacto fuera del ámbito laboral.

Cada domingo almorzamos juntos, si alguno no puede acudir se conecta mediante una videollamada. Este tiempo es esencial para reconectarnos como familia, refuerza nuestros lazos y es vital, porque durante el resto de la semana tenemos un vincula mayormente profesional.

3. Delega las conversaciones conflictivas

Si existe un tema que consideras delicado tratar con alguien de tu familia, o temes que tu objetividad esté en juego si lo haces, considera dejar ese tema a alguien de tu empresa en quien confíes.

Soy clienta de mi hermana, así que las conversaciones que tienen que ver con renegociar contratos o asuntos de dinero las dejo en manos de alguien de mi staff. Me mantengo al margen de esa parte de nuestra relación profesional para proteger la relación personal”.

4. La familia es primero

Cuando trabajas con personas que has conocido durante toda tu vida, los desacuerdos suelen ser más profundos que con otros compañeros de trabajo. Deja que la tensión o la frustración inicial se enfríe antes de continuar con la discusión.

Al final del día, la relación con tu familia es lo más importante y si mantienes eso en mente, cualquier desacuerdo puede resolverse con tacto y facilidad”.