Roles arquetipales en los negocios familiares (segunda parte)

RICARDO FAINSILBER*

Continuando la serie sobre los roles más frecuentes en un negocio familiar (roles arquetipales), describen los más comunes. Recordemos que los roles arquetipales describen características básicas, así como maneras generales de operar de los individuos que encarnan dichos papeles.

El hijo/ hija.- La principal diferencia entre el iniciador y el hijo/a es que el este entra a un negocio ya establecido. Tiene una sensación de que el negocio siempre ha existido, a diferencia del iniciador que lo levantó de cero a través de tomar riesgos y trabajar en un sin fin de horas diarias.

Generalmente la literatura de negocios familiares divide a los participantes en dos partes: el emprendedor y fundador del negocio, quien siempre es el centro del negocio; y el resto de la familia. Sin embargo, el rol de un hijo/a es muy particular y merece atención individual.

Algunas de las características de los hijos incluyen el estar muy orgullosos de lo que sus padres han construido. Entienden que el negocio en el que participan existe gracias a la visión, dedicación y voluntad de arriesgarse de sus antecesores. Esto conlleva a la siguiente característica: los hijos siempre están más conscientes de una transición intergeneracional. En segundas y terceras generaciones existe una mayor preocupación por preparar una sucesión ordenada y organizada. Otra característica que denota una importante diferencia es que los hijos son mucho más propensos a adquirir deuda para financiar proyectos.

El conyugue.- En su gran mayoría, los dueños/directores de negocios son hombres, donde la esposa no participa activamente de las operaciones del negocio. Sin embargo esto ha cambiado y también existe un gran número de mujeres empresarias en donde el que llena el rol arquetipal del conyugue es el esposo.

El conyugue además de la relación con el director del negocio, también mantiene relaciones personales con otros miembros de la familia que participan en el negocio. Esto agrega un nivel de complejidad en cuanto a la red de relaciones interpersonales que se generan a nivel personal, profesional y por intereses de propiedad del negocio.

*Director de Fainsilber Asesores