Roles arquetipales en los negocios familiares (tercera parte)

RICARDO FAINSILBER*

Para cerrar esta serie sobre los roles arquetipales, terminaremos con el análisis del rol del cónyuge. Finalmente trataremos el último rol encontrado en un negocio familiar.

El cónyuge – Aunque comúnmente el cónyuge no tiene una participación activa en el negocio, generalmente actúan como confidentes y asesores de sus parejas. En México es común encontrar familias donde no se invite, o tal vez, ni siquiera se permita a las mujeres involucrarse en el negocio. Sin embargo indagando un poco más en las dinámicas familiares encontramos que estas tienen un papel importante, asesorando y tomando decisiones. Ciertamente esta influencia del cónyuge infunde rasgos de su personalidad en el negocio e influencia las dinámicas de la familia.

El empleado de confianza – El ultimo rol que encontramos es el de una persona que no es parte de la familia pero ha pasado tanto tiempo trabajando directamente con los miembros de la familia, que en ocasiones es descrito: “es como de la familia”.

Una de las funciones importantes que esta persona ejerce es ser mediador entre los mismos familiares. No es raro en un negocio familiar que haya conflictos. El empleado de confianza constantemente funciona como un amortiguador, mediador y hasta conciliador. Estas funciones conllevan a que esta persona forje fuertes lazos afectivos con la familia y el negocio, lo cual también implica una mayor identificación con estos mismos, reforzando así la dinámica de inclusión a la familia. Dichas personas se vuelven de vital importancia dentro del negocio, pero también son gente altamente comprometida con el éxito del negocio y el bienestar de la familia. Al tomar esta posición, el empleado de confianza extiende sus responsabilidades mas allá de sus funciones de trabajo, su rol opera en el ámbito emocional, extendiendo los límites de sus responsabilidades y actuando como una pieza clave en la organización familiar.

*Director de Fainsilber Asesores