Trabajo intergeneracional, la tarea pendiente

MARÍA JOSÉ CERÓN
Consultora en STF Consulting Group

Los millennials (generación Y), los babyboomers y la generación X conviven en las familias y en el trabajo generando distintos tipos de relación y colaboración, produciendo situaciones conflictivas, unas, y otras de gran oportunidad.

La brecha generacional puede ser enormemente benéfica para las organizaciones una vez que el cambio o revolución digital ha dividido a las generaciones favoreciendo el descubrimiento de la complementariedad. Esta misma situación, paradójicamente, en las relaciones familiares ha generado incomprensión. De primera instancia es conveniente, después surge un bloqueo o complicación donde debería imperar el valor de unidad y convivencia —generosidad de unos, docilidad de otros— en ambos, comprensión.

Para ello, el descubrimiento de complementariedad en negocio puede ser enriquecedor. La percepción intergeneracional actual dice que 8 de cada 10 millennials considera a los babyboomers como fuentes de conocimiento y 9 de cada 10 babyboomers reconoce que los millennials suman aptitudes, capacidades e ideas frescas al trabajo y a los negocios. Utilizando la colaboración intergeneracional se puede impulsar la co-educación y el co-emprendimiento.

Es frecuente que una empresa familiar fundada hace 30 años necesite combinar la tecnología del milenio con la experiencia en el negocio para asegurar que se pueda responder al reto del cambio y a una mayor competencia. Esto también puede presentar desafíos en torno a la cultura –la generación del milenio espera una estructura corporativa menos rígida que les permita sentir que su trabajo es valorado–. Entonces, ¿cómo pueden las empresas familiares satisfacer las necesidades de esta generación?

Agenda para una relación intergeneracional exitosa

Los temas que se derivan del encuentro intergeneracional son los siguientes: convivencia, comunicación, trabajo, sucesión, así como el cambio y la continuidad.

-La convivencia generacional es de los primeros cuestionamientos que se hacen los miembros de las diferentes familias para conseguir ser asertivos y mantener su unidad. Este cuestionamiento se presenta de la misma manera en la empresa para conseguir el trabajo colaborativo y la eficacia en los resultados. La clave está en la aceptación de unos a otros y respetar las diferencias, aceptar sus motivaciones y superar los individualismos propios de su generación.

-La comunicaciónes sin duda la clave de la convivencia, el trabajo y la posibilidad de construir un futuro común. Entender la personalidad, el lenguaje, los medios y el contexto en el que se relacionan, será fundamental para conseguir una comunicación asertiva entre las diferentes generaciones.

-El trabajo principalmente en la empresa y la colaboración en la familia pasa por aceptar los modelos de vida de las diferentes generaciones, asumir la bondad o la utilidad de la complementariedad y tener habilidad y madurez para separar las formas de la conducta y el fondo o contenidos del trabajo conjunto o la colaboración.

La sucesión en la empresa o la familia implica tener capacidad para distinguir entre los valores permanentes y los valores cambiantes. Esto significa que hay principios que no pueden alterarse pues se perdería la integridad de la persona, la sociedad o las organizaciones. Y otros que constantemente tendrían que estarse adaptando o anticipando para asegurar la continuidad o la vigencia de sus propuestas empresariales o de los legados familiares.

El cambio y la continuidad son una paradoja que debe resolverse constantemente y en forma simultánea, no hay cambio sin continuidad y no hay continuidad sin cambio. La clave está en tener la claridad en la inteligencia para distinguirlo, la fortaleza en el carácter para conseguirlo y la actuación ética para asegurar los resultados que preservan a las personas, las sociedades y las organizaciones. –Empresa Familia o Familia Empresaria–.