3 prudentes consejos si piensa comprar una empresa familiar

Al adquirir una empresa familiar también lleva consigo algunas consideraciones importantes que determinarán si el negocio continuará con el éxito logrado o sencillamente declinará para esfumarse en un dos por tres. Ponga su atención a estas recomendaciones.

Conozca a la familia

A medida que crece un negocio familiar, desarrolla su propia cultura, valores y ética. Juntos, estos elementos forman una identidad empresarial.

Además de proporcionar ideas clave sobre cómo funciona el negocio, esta relación de construcción también infunde confianza en los propietarios de la familia que están vendiendo a la persona adecuada. Durante las negociaciones, considere preguntar si el dueño actual estaría dispuesto a permanecer como un consultor post-venta por un período de tiempo.

Conozca a los clientes

Para los clientes que frecuentan las empresas familiares, su satisfacción puede estar ligada en gran medida a su confianza en la familia detrás de ella. Y si esa familia vende el negocio, eso podría poner en peligro la lealtad ganada de su base de clientes. Sin embargo, los compradores no familiares pueden anticipar esta disminución conociendo a los clientes de una empresa familiar y ganando su confianza.

Atención, cuando los clientes leales reconozcan que un comprador no familiar tiene respeto por la familia y el apoyo de la misma, es más probable que aumenten su lealtad a la nueva propiedad.

Preservar lo que ha funcionado

Como un comprador externo de un negocio familiar, naturalmente, traerá su propia energía e ideas para ejecutarlo. Pero como líder, también es su responsabilidad identificar los elementos exitosos del negocio familiar que se establecieron a lo largo de los años, y asegurarse de que las características que caracterizan permanecen intactas.