3 pasos para construir el legado que dejarás a tus hijos

ÓSCAR IBARRA
Director General de Constructores de Marcas
www.complices.mx

Si eres un emprendedor o ya tienes tu negocio en marcha, piensa un poco sobre el legado que les dejarás a tus hijos. ¿Un negocio funcionando pero en riesgo de desplomarse? ¿Una empresa que va como bicicleta en empedrado? ¿O una marca que garantice ventas futuras?

Tratar de definir un legado no es nada sencillo y lo es menos cuando tienes que hacerlo mientras mantienes a flote el negocio. Pero no pierdas de vista que cuando llegue el momento de la transición generacional, lo único que puede garantizarle ventas futuras a tus herederos es la fortaleza de una marca que hayas construido a lo largo de los años.

Aquí te sugiero tres pasos para construir el legado. Nada fáciles por cierto, pero claramente posibles.

1. Define a dónde quieres llegar y fíjalo claramente en tu mente. Quienes saben del tema no cesan de repetir que cualquier meta que te propongas se realiza dos veces, la primera en tu mente y la segunda en la vida real. No te distraigas por más tentaciones que te encuentres en el camino.

2. Mantén el rumbo en todas las circunstancias, especialmente en las más adversas. Cuando llegan las tormentas no deja de estar presente la tentación de ceder y cambiar el rumbo para ir con viento de cola y no contra la corriente. Pero si estás seguro de a dónde vas difícilmente vas a caer en las manos de la resignación, el verdadero enemigo de la vocación de crecer.

3. Construye tu marca. Es la única forma de vender más hoy y asegurar ventas futuras. Esto le genera valor financiero a tu negocio que le dará solidez a tu legado. Varias veces he escuchado a empresarios de segunda generación lamentar que sus padres nunca hayan tomado la decisión de invertir en la construcción de marca.

Hay muchas estadísticas rodando en todos lados, entre otras la que dice que 9 de cada 10 empresas mueren antes de los cinco años. En el otro punto de vista nos muestra que una sobrevive, pero no nos especifican qué alcance logra esa sobreviviente. ¿Cuántas de las personas que están al frente de estas empresas que lograr mantenerse dejan un legado de valor real a sus herederos? En mi experiencia me atrevería a decir que no más de 1 de cada 100. La mayoría siguen sobreviviendo, vegetan o repiten el mismo esfuerzo de vender todos los días, año tras año, sin generar valor futuro a través de la construcción de una marca.

Si estás al frente de una de estas ya sea como fundador o como continuador, piensa en qué legado quieres dejar a los que vienen detrás.