Franquicias, negocios a prueba de crisis

Todo comenzó con un sueño. Myriam Belloncle, odontóloga francomexicana creó un concepto de colocación de pestañas que hoy es un éxito entre mujeres de todo tipo desde profesionistas, amas de casa y personalidades del espectáculo. Su nivel de innovación la ha llevado a tener 29 unidades de estas clínicas especializadas bajo la marca Evercil. La emprendedora ha multiplicado su idea en distintas ciudades del país y da empleo a cerca de 300 mujeres, mismas que son el sustento de su hogar o bien, contribuyen a la economía familiar.

Jacobo Buzali, director general de Pakmail México, es otro soñador empedernido quien actualmente ve cristalizado su proyecto de emprendimiento: una franquicia con presencia en 22 estados. Administrador de Empresas dedicado en la industria textil, a los 22 años decidió arrancar su negocio, seducido inicialmente por la idea en una feria de franquicias en Washington hace más de dos décadas. Hoy 150 franquiciatarios replican el éxito.

La gran diferencia que define el éxito entre un emprendimiento y una franquicia es el know how de estas últimas. El número total de marcas franquiciadas que operan en el país son 1,250 y 85% de ellas son de origen nacional, según la Asociación Mexicana de Franquicias (AMF).

Son casos probados que llevan una metodología, aquí se minimiza el riesgo de inversión en comparación con una idea propia. Prácticamente cualquier idea es franquiciable, aunque el factor innovación se convierte en una receta infalible que puede marcar su permanencia a través del tiempo.

Del 100% de los negocios que arrancan en México, 50% fracasa al cabo de dos años; para el tercero, sobrevive entre 20 y 30%; mientras que en el décimo año, sólo se mantiene el 10 por ciento. Con las franquicias, entre 85 y 90% continúa en operación al quinto año de su apertura, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Afirma Enrique U. Alcázar Córdoba, presidente de Grupo Alcázar & Compañía:

“Para iniciar un negocio es necesario contar con distintos conocimientos en ventas, mercadotecnia, administración, comercialización y hasta temas legales, ello se torna complejo para un nuevo empresario. Arrancar con una franquicia, no quiere decir que te hacen la tarea pero sí te dicen cómo”

La posibilidad de error y la curva de aprendizaje disminuyen al optar por una franquicia. Además lo que también contribuye al éxito de estos modelos es el posicionamiento de marca, “los consumidores finales ya están familiarizados con ella”, menciona el experto.

Poder propio, su eficaz arma

Más allá de los pronósticos económicos para México, las franquicias cuentan con un poder propio para sortear lo que viene. Es un rubro que en los últimos años ha demostrado su peso e importancia en el contexto de empleos, ventas, creación de marcas y exportación de ellas.

Jacobo Muzali, también vicepresidente de la Asociación Mexicana de Franquicias (AMF), estima que este año el sector mantendrá su senda de crecimiento de doble dígito, tanto en ventas como en apertura de unidades.

Comenta que muchas de las unidades en general cuentan con proveedores nacionales por lo que la paridad peso-dólar no impactará, aunque las que sí dependen de insumos importados planean sustituirlos con productos de manufactura local, además una de las acciones a desarrollar es fortalecer sus servicios para que sean éstos los que manden y no los precios.

Enrique U. Alcázar destaca que en tiempos de incertidumbre las franquicias viven de igual forma un momento de oportunidad, ya que las personas buscan buenas oportunidades para invertir y justo en estas unidades económicas encuentran la alternativa rentable.

El experto comenta que su operación contribuye a la reactivación del mercado interno, y no importa si la franquicia es de origen nacional o extranjero, mientras que para las marcas mexicanas el tipo de cambio les favorece para sus planes de exportación, pero ¿con las franquicias de marca foránea, cuánto de su capital permanece en México?

La AMF indica que la facturación anual de las franquicias en el país es de 85 mil millones de pesos, una cifra equivalente al 8% del Producto Interno Bruto (PIB).

¿En qué momento estamos?

En la región, México ocupa la segunda posición después de Brasil en el tema de franquicias, de acuerdo con la consultora Feher & Feher. La firma indica que en Latinoamérica existen cerca de 7,000 marcas que operan bajo estos modelos, mismas que emplean a 2.85 millones de personas.

La popularidad de giros como alimentos y bebidas, salud y belleza, y entretenimiento se mantienen en el top of mind de quienes desean arrancar una franquicia.

Para Enrique U. Alcázar México vive un momento de profesionalización en el tema y un ejemplo de ello es que la primera norma de Certificación de Franquicias a nivel mundial se dio en México a inicios de la década pasada y se actualizó en 2013.

El avance de las franquicias se enfila hacia la consolidación, los vaivenes económicos sí se encuentran en el camino como para cualquier negocio en el país, pero la ventana de oportunidad permanece abierta con la expectativa de ver hacia adelante, crecer al interior y exportar a otros sitios, con un sello mexicano que busca su propio sitio en el gusto de consumidores.

• 1,250 marcas
• 85% nacionales
• 15% extranjeras
• 10%, crecimiento estimado del sector para 2017
• 800 mil empleos genera
• 80 mil puntos de venta opera
• 85 mil mdp de facturación anual
• 8% del PIB del país
• 85 y 90% de las franquicias continúa al quinto año

Giros principales

• Alimentos y bebidas
• Salud y belleza
• Entretenimiento

Fuentes: AMF, Alcázar & Compañía, Inegi