¿Cómo arrancar un negocio exitoso?

Omar Galicia
Director comercial de Mercado Libre México

La decisión de iniciar un negocio debe estar acompañada de una serie de consideraciones cuidadosas; es uno de los pasos más importantes en la vida de todo aquel que se lanza por este camino, sin importar cuál sea el giro o tamaño de la empresa.

De acuerdo a la Encuesta Nacional sobre Productividad y Competitividad de las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas (Enaproce) 2015 , de los 4 millones de empresas registradas en México durante 2014, 97.6% son microempresas; de estas, 74.5% no tienen equipos de cómputo. Del total de empresas, 47.3% no usan Internet pues declaran no necesitarlo.

La realidad que reflejan estos datos, los más recientes con los que se cuenta, sugiere una oportunidad importante de crecimiento para aquellos emprendedores que están por arrancar su negocio e incluso para todos aquellos que ya están funcionando y en proceso de consolidación, pues las Tecnologías de la Información son una gran herramienta para incrementar la productividad y reducir los costos operativos, si son utilizadas de la manera adecuada.

El primer paso que todo emprendedor debe dar al comenzar un negocio es planear cuidadosamente su estrategia para poder competir en cualquiera que sea el mercado donde va a incursionar y ofrecer sus productos o servicios. Una de las consideraciones más importantes es estar seguros que el producto o servicio que vamos a ofrecer tenga ventajas competitivas significativas frente a la oferta actual del mercado: ofrecer productos y servicios de calidad puede asegurar el éxito de nuestro negocio.

Además de conocer la oferta actual en el mercado en el que vamos a competir, también es indispensable evaluar los costos de producción, la inversión inicial requerida, y las proyecciones de gasto y crecimiento que tendrá la empresa en seis meses, un año y un lustro, para empezar.

Después es necesario analizar y desarrollar una cadena de procesos para la producción y aprovisionamiento de nuestros productos y servicios, de forma que tengamos claro cuánto personal requerirá el negocio y qué capacidades y responsabilidades debe tener cada uno de los integrantes de la cadena productiva.

A mismo tiempo, es necesario realizar un análisis minucioso de las herramientas mínimas con que debemos iniciar, desde muebles de oficina, equipos de cómputo, maquinaria e incluso las formas de pago y cobro que tendremos disponibles para facilitar la vida a nuestros clientes. Actualmente, por ejemplo, los medios de pago en línea que se ofrecen en el comercio electrónico, así como la contratación de los llamados freelancers que ofertan sus productos y servicios en portales Web y trabajan desde casa, pueden ayudar a reducir los gastos de forma importante.

Tomar estas consideraciones antes de emprender y enfrentarse al mercado, puede ser la clave para definir con anticipación si un proyecto puede resultar redituable o más bien un riesgo con poco futuro.

Una estrategia bien planeada puede hacer la diferencia, y encaminar nuestro negocio hacia el éxito.