Tu marca es un bebé, dale buena crianza con estos 4 pasos

ÓSCAR IBARRA
Director General de Constructores de Marcas
www.complices.mx

La crianza de tu marca es como si de un hijo se tratara. Al inicio de la vida, nuestros padres invierten grandes cantidades de tiempo y de dinero en hacernos “personas de bien”, pero cuando se trata de los hijos comerciales (las marcas), muchos empresarios no lo ven con la misma óptica. Considera lo siguiente:

Un buen arranque

La primera infancia es vital para determinar la capacidad de éxito en el resto de la vida. Si durante esa época la marca no tiene todo lo necesario para crecer sanamente, es probable que se llene de agujeros donde debería tener fortalezas.

Buena educación, el primer alimento

Como en la familia siempre tenemos claro lo que podemos esperar de una persona a partir de su postura. Lo que no le proporciones a tu marca para su debut en sociedad, va a quedar como vacíos que alguien va a llenar con buenas o malas referencias.

Persistencia

Si quieres reinventar constantemente todo en tu marca, basado en ocurrencias que te llegan de la “inspiración divina”, probablemente quedes en el terreno de los necios. Si creas una propuesta de valor superior para tu marca, la validas con tus consumidores y te mantienes en ella, seguramente verás el éxito.

Crea fama y échate a la cama

Prostituir a tu marca por necesidad, por desesperación o por cualquier otra causa, difícilmente te permitirá regresarla al buen camino. Una marca que crea imagen de copiadora de marcas originales, difícilmente será reconocida como innovadora por más esfuerzos que haga. No hagas una fama a tu marca que haga sentir traicionado a tu consumidor.