5 formas de convertir tu marca en el top of mind del cliente

La identidad de marca es como la personalidad de una empresa. Las compañías deben hacerla atractiva, única y poderosa, con el fin de que los clientes potenciales no sólo la ubiquen, sino que también se sientan motivados a favorecerla por encima de cualquier marca competidora.

"Este proceso se llama posicionamiento y va mucho más allá de simplemente bombardear a la población objetivo con el nombre de la marca. Debe encontrarse un lugar explícito, distintivo y adecuado en la mente de todos los clientes potenciales y existentes, sin olvidar en ningún momento la existencia de la competencia", explica Sarac Almendarez Cruz, gerente en Beecker Consulting.

A continuación, enlista cinco estrategias para realizar un correcto posicionamiento dentro de cualquier compañía o empresa:

1. Posiciona una marca, no un producto

Un servicio o un objeto pueden volverse obsoletos o pasar de moda, pero una idea bien cimentada jamás puede olvidarse. En opinión del gerente, aunque es posible posicionar un producto específico, siempre es preferible posicionar una marca y después proveer servicios y bienes que vayan acorde a los valores y nichos inculcados.

2. Elegir el segmento de mercado

Así como no todos los productos y servicios son iguales, no todo el mercado potencial busca las mismas cosas. Uno de los ejemplos más claros es en el sector de alimentos. Existe una apabullante cantidad de formas de comer, y ninguna compañía busca abarcarlas todas. Hay que elegir cuidadosamente el sector para diseñar una estrategia.

El posicionamiento de marca no es sólo una poderosa herramienta de marketing, es parte fundamental de la identidad empresarial

3. Definir la ventaja competitiva

Una vez seleccionado el segmento, hay que mirar a la competencia y al público; para buscar oportunidades que capitalizar. El gerente de la consultora observa que: "Cuando nació Red Bull, nadie ofrecía un producto parecido a las bebidas energéticas, y notó un deseo de él entre los consumidores. Hoy en día, es el líder en un nicho que él mismo creó".

4. Realizar pruebas de posicionamiento

Los focus group son una herramienta invaluable a la hora de probar nuevas campañas publicitarias o de marketing. Antes de comenzar el posicionamiento de la marca, es recomendable reunir a un grupo de personas que representen al público objetivo y analizar sus reacciones, pensamientos y sugerencias.

5. Pierde el miedo al posicionamiento

Cuando los mercados se vuelven volátiles, puede surgir la necesidad de cambiar por completo el sentido de una marca o una compañía. Esto puede suceder bien si la empresa abre otra línea de negocio, o si las condiciones de la economía ya no son propicias para seguir operando como siempre; en ese momento es mejor renovarse a morir.