5 lecciones de Miguelito para emprender

FERENZ FEHER
*CEO y fundador de Feher & Feher

Los mercadólogos, esos genios que dan en el clavo a la hora de lanzar productos y servicios, notaron que la nostalgia es una gran oportunidad de negocio.

¿Recuerdas cuántos dulces había en las tiendas que visitabas con tus padres? ¿Recuerdas el sabor del Chamoy Miguelito?

La historia de Miguelito, surge a principios de los años 70, en la Ciudad de México. Como muchas empresas exitosas, ésta inicia con una liquidación, la de su fundador, el señor Valente González, quien trabajaba en una empresa dedicada a la venta de pulpa de fruta.

A finales de ese año, la empresa se declaró en quiebra y en pago le entregaron una máquina que operaba manualmente, así como un refrigerador que ocupaban para conservar el producto. Un año después de muchas pruebas, nació el Chamoy Miguelito.

Esta es una empresa que durante más de 40 años se han mantenido en el gusto del público. Hay cinco lecciones que podemos aprender de esta empresa que ha dado trabajo a tanta gente en la capital mexicana:

  • 1. No importa que empieces desde abajo. La clave está en querer superarte.
  • 2. Hay que trabajar en la fórmula ideal de tu producto/servicio.
  • 3. Tienes que diversificar tus productos y lanzar de acuerdo a la aceptación de tu público.
  • 4. El canal de distribución tiene un papel primordial en el éxito de tu marca. Trata de estar en las grandes tiendas y en las pequeñas sucursales.
  • 5. Ten presente tu historia y no olvides tu pasado.

El mercado de la nostalgia nacional representa una de las más grandes apuestas a la hora de imprimir nuevas recetas, a la hora de vender y comprar; por ello, es muy importante que tomes nota y dediques tus esfuerzos a buscar qué es lo que tu público quiere traer de regreso. ¿Será un sabor específico? ¿Una receta descontinuada o un producto con tintes del pasado? Tú tienes la respuesta.