Deberle al SAT podría afectar tu Buró

El Servicio de Administración Tributaria (SAT) actualmente cuenta con un padrón de 61.6 millones de contribuyentes; sin embargo, la mayoría ignora que un incumplimiento en sus obligaciones fiscales podría afectar su Buró de Crédito, aseguró Marco García, representante de Enconta, plataforma digital de contabilidad integral especializada en Mipymes.

"Ya sea por desconocimiento o por una mala administración contable, faltar a los requisitos de Hacienda puede afectar otras áreas de tus finanzas. Por ejemplo, la omisión de obligaciones fiscales, podría generar una opinión de cumplimiento negativa ante terceros, que después te limitaría el acceso a créditos y otros productos”, advirtió.

Indicó que esta medida no es reciente, ya que el SAT la aplica desde enero del 2008, aunque, para que los datos de una persona física o moral sean integrados en Sociedades de Información Crediticia (SIC) como el Buró de Crédito y el Círculo de Crédito, se deben de cumplir ciertas condiciones.

En primer lugar, aclaró, hay que entender que el adeudo conocido como crédito fiscal, se clasifica en exigible y firme. El crédito exigible se refiere a la cantidad generada por el incumplimiento de una responsabilidad, como en el pago de los impuestos, en el que el SAT notifica al contribuyente y lo invita a ponerse al corriente.

Cuando llega esta notificación, el usuario tiene un periodo de 45 días en el que puede impugnar argumentando haber cumplido con sus obligaciones. En ese caso, se deben presentar las pruebas del cumplimiento e inicia un proceso de revisión por parte de la autoridad.

Explicó que si la persona no cubre formalmente su adeudo o la resolución de su impugnación es negativa, el crédito se convierte en firme y el reporte de esta falta ya puede enviarse al Buró. En este caso, el contribuyente no puede rehusarse a liquidarlo a riesgo de que se haga una visita domiciliaria para exigir el pago o embargar algún bien que lo cubra.

“Todo crédito firme fue exigible, pero no todo crédito exigible tiene que convertirse en firme. Por ello hay que tomar acciones para descubrir si tenemos algún adeudo en el SAT y, de ser así, saldarlo cuanto antes para evitar que la suma aumente y que el reporte afecte nuestro historial crediticio”, informó.

García mencionó que, aunque la autoridad está obligada a notificar por distintos medios cuando se tenga un adeudo, el usuario puede revisar si tiene algún crédito fiscal a través del Buzón Tributario, Mi Portal en la página del SAT o la opinión del cumplimiento. Además, los usuarios morosos son publicados en la lista de incumplidos, misma que se puede consultar por internet.

En el caso de que la persona ya tenga un crédito formal y desee esclarecer o actualizar la información que se envió al Buró de Crédito, puede realizar el trámite de manera presencial o en línea.

Apuntó que la eliminación de los adeudos fiscales dentro de las SIC ocurre en el mismo plazo que cualquier otra información crediticia. Por lo tanto, si el monto es menor a los 2.3 millones de pesos, entonces se borrará de la base de datos en un periodo no mayor a 6 años.

Pese a que la suspensión de actividades no genera un crédito firme, García advirtió que las personas físicas y morales que se encuentran en activo, tienen responsabilidades que deben de cumplir y éstas pueden variar según el régimen en el que están dadas de altas. Por lo tanto, mantenerse al pendiente de sus obligaciones evitará generar algún tipo de adeudo.

“Ser poco cuidadosos en los temas financieros y administrativos, repercute en una contabilidad débil y por tanto una deficiencia amplia en el ámbito fiscal que impacta de distinta manera a los contribuyentes. Para una persona física podría ser una multa y la negación de una tarjeta de crédito. Pero, para una empresa de reciente creación, tener un mal historial crediticio puede limitar sus fuentes de financiamiento que son tan necesarias para que el negocio crezca”, concluyó.