Croquetero y PayPal: negocio y donación innovador

Gabriel Porteny, fundó en el 2013 Croquetero, un sitio web que con un modelo de negocio innovador, que a través del éxito comercial que implica la venta y entrega de productos para mascotas como alimentos y accesorios, genera consciencia social, con una campaña de donación permanente “Tu mascota alimenta a otra mascota”, la cual consta en la donación de alimentos a perros y gatos en centros de adopción.

Desde el inicio, Gabriel tuvo claro que su negocio debía ser un comercio en línea sin embargo, en un principio todo se gestionaba a través de pedidos telefónicos. Hoy en día, no solo es un negocio exitoso sino que además, logra un apoyo constante a una asociación civil.

Un modelo a la medida

Con la creación de una ficha electrónica de la mascota (perro o gato) la cual incluye rasgos y características, así como las cantidades adecuadas de comida,el sistema avisa a los dueños un par de días o inclusive una semana antes, que es hora de comprar alimento. El plus que brinda croquetero, es la facilidad para hacer el cargo una vez que sea necesario, ya sea a través de la tarjeta de crédito o débito registrada, o de una cuenta PayPal. Así, una vez completada la compra es posible recibir el producto en cualquier punto de la República Mexicana.

PayPal, un aliado para el constante aumento de las ventas

Porteny sabía bien que parte del éxito de su negocio sería contar con un método de pago confiable, por ello, PayPal resultó ser pieza clave. Al conjuntar el servicio personalizado de Croquetero con los programas de protección al comprador y “gastos de devolución por nuestra cuenta” de la plataforma de pagos digitales, en muy poco tiempo las ventas en línea aumentaron considerablemente.

Emprendimiento social

Además del éxito del modelo de negocio, esta empresa aporta algo especial al ecosistema de donaciones en el país. A través de la campaña permanente “Tu mascota alimenta a otra mascota”, todas las compras que los usuarios realizan en el sitio web generan donativos que equivalen al 2% del total de los ingresos. A la fecha, esto se ha traducido en la entrega de 70 toneladas de alimento, es decir, el equivalente a más de 465 mil comidas para perros y gatos.

Para que estas donaciones sean efectivas, Croquetero se apoya de la Fundación de la Calle a la Casa., la cual, a través de su red de voluntarios, hasta el momento ha enviado y otorgado la certificación “Centro de Adopción Responsable” a 23 asociaciones.

Además, también cuentan con un programa de apadrinamiento que permite a los usuarios costear la alimentación de un animal que se encuentre resguardado en estos lugares y cuya condición o enfermedad complique su adopción. Esto se realiza a través de un cargo mensual recurrente aproximado, que en su mayoría van entre $600 y $1,500 pesos y que se puede pagar con PayPal, facilitando así ayudar sin preocuparse por recordar la fecha límite para hacer la aportación.

“El verdadero impacto en México se dará no solo porque una compañía haga algo por una causa, sino cuando otras empresas se percaten que, al ligar varios modelos de responsabilidad social pueden captar más consumidores”, asegura Gabriel. No obstante, recomienda a los emprendedores plantearse un escenario hipotético y preguntar: ¿qué pasaría y a quién le importaría si este programa dejara de existir? Con dicho ejercicio se puede comenzar a medir el impacto real o la pérdida que representaría para la comunidad y así, transformar la idea en un proyecto rentable.