Enova educa a mexicanos a través de internet

Raúl Maldonado, Jorge Camil y Moís Cherem son los fundadores de uno de los proyectos más innovadores de la era digital: Enova.

Tomando como punto de partida su amor por el conocimiento y por viajar, Enova fue creada como una empresa que se encarga de diseñar, construir y manejar centros educativos en comunidades vulnerables. Los llamados Red de Innovación y Aprendizaje (RIA) son espacios con computadoras y conexión de internet en donde se imparten cursos.

El Gobierno del Estado de México fue el primero que "tuvo la visión y nos dio su voto de confianza", relata Cherem, de tal forma que la empresa pasó de tres socios a 74 empleados directos y 270 indirectos.

Uno de sus principales objetivos es reducir la dilatada brecha digital actual, pues, según datos de Enova, 65% de su público objetivo no ha ni siquiera tocado una computadora. En palabras de Alejandro Sánchez, director de Vinculación y Desarrollo del Sistema Nacional de Educación a Distancia (SINED): "es importante porque te quita oportunidades laborales y de crecimiento personal”.

Enova en la actualidad maneja 42 centros RIA y creció un 509% entre 2008 y 2010. Además de tales logros, Enova trabaja de manera directa con Conacyt; sin embargo, uno de sus principales retos en el futuro próximo "es probarse en otra localidad, quizá Hidalgo o Oaxaca", afirma Ortiz.

Otra de las metas a alcanzar es pasar de ser un proyecto de educación complementaria a uno de educación formal, convertirse entonces en la empresa de educación innovadora más importante en México. “Jóvenes o amas de casa tendrán una alternativa efectiva y atractiva para avanzar en su educación", dice Cherem.

Enova, representada por sus tres fundadores, se erige como una importante empresa tecnológica y educativa y reconoce que aún falta mucho por hacer. En cinco años quieren llegar a 5 millones de alumnos por medio de 300 centros a nivel nacional, explica Raúl Maldonado.

Para mayor información sobre Enova consulta este link y este artículo.