Quiero vender mi empresa, ¿cómo lo hago?

OLLINKA MÉNDEZ

Un empresario conoce muy bien a su compañía, ya que conoce el producto, márgenes y sabe quienes son sus competidores; sin embargo, no suele contemplar el momento de hacer una transacción de compra o venta de sus acciones.

Con lo anterior, los directivos desconocen la manera de realizar algunas gestiones, como cláusulas engorrosas que pueden traer malas asociaciones y llegar a la pérdida de su empresa. "Nuestro peor enemigo es la ignorancia”, afirma para Mundo Ejecutivo, Andrei Lepiavka, director de Zimma Corporate Finance.

“Una vez un conocido se me acercó y me comentó que había vendido el 50% de su empresa a otra muy conocida, de alimentos y bebidas. Estaba feliz porque su venta había sido bajo un muy buen múltiplo. A cualquiera le puede parecer una muy buena transacción ¿no?, el problema es que no contempló cómo y en cuánto tiempo la empresa grande compraría el otro 50%. En ese momento quedó a merced de esta. Por esto es necesario el asesoramiento” comenta.

¿Para qué sirve un asesoramiento financiero?

Lepiavka hace referencia sobre el caso particular de Estrella Blanca. La compañía tenía un adeudo de 920 millones de dólares, mismos que redujeron a poco más de 300 millones, pero ¿cómo?

“Realizamos un esquema de viabilidad. Nos juntamos con los accionistas de la compañía y con los acreedores, para ver las mejores opciones. La primera opción podría ser meter a la compañía en un concurso mercantil (es en esta situación en la que la compañía pierde mucho valor porque no hay una operación, no hay un flujo), se venden los activos, que en este caso serían los camiones”, dice el director.

“Como esta no era la mejor opción, lo que se realizó entonces fue un plan estratégico donde te puedo pagar más de lo que tú tendrías si no me llevas a concurso mercantil, todo mediante una negociación donde se hacen modelos financieros en los que se replantean aspectos como: el plazo en el pago de deudas, tasas de interés, en donde lo que se busca es que el valor a obtener sea mayor que lo que costaría una reestructuración o lo que le daría el concurso mercantil”, comenta.

¿Qué problemas pueden surgir en un proceso de venta?

Según Andrei, un aspecto importante por el cual las empresas comienzan a tener problemas es el “no sé cuánto y por qué vale mi empresa y ¿cómo contacto a los inversionistas?”.

Señala que al momento de buscar una transacción de compra o venta, los altos directivos quieren llevarla a cabo por sí mismos pues “fueron capaces de edificar y llevar al éxito su empresa”. Lo cierto es que se encuentran con problemas, como faltas en el contrato de venta, una mala redacción que genera mal entendidos, así comocláusulas no bien o hechas o muy “vagas”.

Toda compañía necesita un asesoramiento y una empresa con equipo capacitado para este tipo de transacciones, es decir, no cualquiera puede vender o valuar su empresa sin fundamento alguno.

Los bancos en México tienen participación en la banca de inversión, puesasesoran a grandes compañías (arriba de los 200 millones de dólares); el problema es con las más pequeñas (de 10 y 100 millones de dólares), ya que no cuentan con una atención especializada.

Lepiavka refiere que hay algunas consultoras con una división de banca de inversión. Esta lleva la contabilidad de la compañía y a su vez, se permiten hacer este tipo de transacciones, pero no tienen la solidez que una empresa especializada tiene para solucionar.

Investment Memo

En este documento se encuentra la información de la compañía en venta: historia, puntos financieros específicos, cuáles son las proyecciones, clientes, márgenes, entre otros. Toda la información que requiere un inversionista para hacer una oferta y con esta puedan hacer una oferta no vinculante.

La empresa que da el asesoramiento podrá valuar la mejor oferta de entre todas y entrar a la siguiente etapa: Do diligence, parte en la que se envía al posible inversionista la información legal, contable, fiscal, de recursos humanos, de los productos, entre otros. Aquí que sostiene lo señalado en el Investment Memo de manera clara y específica.

¿Cómo saber si mi empresa necesita una reestructuración?

“Cuando te quedas chico para tu mercado”, esto es, “los competidores se fueron uniendo a empresas más grandes, se consolidan y yo me quedo chico”, señala el directivo.
“No puedo competir contra sus precios, contra la relación de estas con sus proveedores. Por ende las compañías más grandes se vuelven más eficientes con un capital de trabajo menor; pueden sostenerse cuando vienen caídas abruptas en el mercado”.

Muchas son las razones por la que cobra relevancia conocer el valor de una empresa y en qué punto se encuentra esta; un asesoramiento con expertos en transacciones de este tipo puede evitar daños irreversibles.