5 ideas para hacer más eficiente tu empresa

FERENZ FEHER
CEO y fundador de Feher & Feher

“Hacer más eficiente" parecería un juego de palabras usual que se utiliza en casi todas las empresas. Esa idea de mejorar las cosas, hacerlas más prácticas y dejar que literalmente sea más eficiente, suele ser un objetivo que soñamos alcanzar en cualquier tipo de negocio que tenemos.

Desde el emprendedor que quisiera “perfeccionar” su pitch de ventas para atraer inversionistas, al empresario que busca “optimizar” aún más sus procesos en busca de nuevas tecnologías y herramientas que le ayuden a despuntar su nivel de ventas. Es uno de los procesos más complejos a la hora de implementarse por primera vez, pero con el tiempo, se vuelve una forma de realizar las actividades que incluso, cambia la vida de las personas que laboran dentro de la empresa.

Partiendo de que el término equivale al verbo o acción de la palabra EFICIENTE (Que realiza o cumple su trabajo a la perfección), “hacer eficiente” a la empresa, entonces, consiste en llevar a cabo una serie de actividades que darán como resultado una empresa más organizada, mejor preparada, con capital humano comprometido con las metas y los retos que vengan en la empresa o negocio.

Por ello, quise compartir cinco ideas que nos motivarán a mantenernos actualizados con las tendencias que la gestión de empresas y negocios requieren en este momento, por medio de controles y recursos tecnológicos que nos den seguridad, rumbo y energía para mantener las cosas simples, simples:

1. Optimiza los procesos de tu empresa, con un mapeo que una todos los procesos

Tener un control riguroso de los procesos no sólo te dará tranquilidad en tiempos, también estarás documentando tu experiencia en la práctica. Así sabrás mejor en qué etapa se encuentra cada área, así como sus procesos de producción, organización, cobranza, capacitación, etc.

Cualquier actividad que sea medible y alcanzable necesita ser documentada para conocer qué se hace y cómo se debe mejorar. A este proceso se le llama MAPEO DE PROCESOS; en él se encuentran todas las actividades que se realizan en la empresa, se categorizan y se puede ver desde una visión más amplia, lo que es necesario cambiar de manera prioritaria.

2. Dibuja y diseña tus propios ERP´s

Estas herramientas se han vuelto famosas desde hace un par de años, ya que no sólo reúnen y categorizan las respuestas de los clientes, sino que de ellas podemos aprender a reconocer las necesidades de los consumidores antes de tiempo. Teniendo una Planificación de Recursos Empresariales, nos ayudará a dar respuestas certeras y en tiempo a nuestros clientes, potenciando así, su lealtad a la marca; mientras que en los procesos internos, los ERPs brindarán mayor optimización de recursos, mayor productividad y menor retrabajos y/o errores humanos.

3. Dile adiós a los problemas de comunicación

Si la tecnología juega de nuestro lado, ¿por qué hay que temerle? Estamos conectados casi todo el tiempo. Hay menos barreras de comunicación no sólo al interior de la empresa, también es más sencillo tener contacto directo y en tiempo real con personas de otros países, para hacer así, negocios más humanos.

4. El home office llegó para quedarse

La mayoría de los grandes corporativos están cambiando hacia esa modalidad de trabajo por diversas razones, entre las que destacan las siguientes: la comodidad del colaborador y su felicidad (en zonas de tráfico intenso es mucho mejor que ellos se queden en casa); el trabajo por objetivos, en cuyo caso, se especifica de manera clara gracias a otro tipo de softwares como los que planifican las actividades y miden la efectividad de los trabajos y la producción de los mismos.

5. No te olvides de conocer la voz de tus colaboradores

Nadie mejor que ellos puede darte ideas sobre cómo mejorar las cosas al interior de la empresa, pero no sólo se trata de escuchar a los directores de área o a los gerentes. Hay que motivarlos a que hablen todos y nos den ideas y esto se consigue por medio de una evaluación de 360 grados, en donde se evalúan las capacidades, aptitudes y actitudes de todas las personas que trabajan dentro de la empresa. Es así como encontramos diamantes ocultos en nuestro personal y la forma en que podemos potenciar esos talentos para hacer más grande la empresa.

6. La toma de decisiones será mucho más sencilla

Si se tienen las herramientas necesarias para desarrollar estrategias de venta, campañas de promociones, lanzamiento de nuevos servicios y/o productos y además, para tener el conocimiento de los equipos que debemos formar si queremos tener resultados efectivos.

Con todas estas ideas, podemos hacer muchas variables, y de ellas, podemos categorizar y desarrollar procesos que vayan enfocados en la mejora de la empresa por área. Las respuestas están ahí, en el mercado de las soluciones tecnológicas, por lo cual no es necesario tener un grado científico para encontrarlas, hay que buscar en internet porque hay empresas que no sólo diseñan este tipo de soluciones, sino que te enseñan de manera sencilla la alimentación de estas bases de datos y las formas en que puedes ayudar a los clientes internos

Midiendo las capacidades de cada colaborador, así como desarrollando y potenciando sus puntos fuertes, desarrollaremos equipos de alta dirección, comprometidos con la empresa, capaces de solucionar problemáticas adversas de manera rápida e inteligente, sin despilfarrar recursos. Un sueño que en la mayoría de los emprendedores y empresarios sigue latente desde el inicio de su compañía.