Opciones de financiamiento para Pymes

Para que cualquier empresa sea exitosa es necesario que defina su mercado objetivo, es decir, los sectores de la población a los que dirige sus productos o servicios; éstos determinan la demanda de su oferta y la rentabilidad del negocio, punto clave para no malgastar recursos y esfuerzos en sectores no requeridos, previniendo así el deterioro e inclusive la clausura de la compañía.

Según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), las micro, pequeñas y medianas empresas generan el 72% del empleo en nuestro país.

Entre los recursos básicos que requiere una empresa para operar se encuentran: infraestructura, tecnología, canales de distribución, información, liquidez financiera y capital humano.

De acuerdo con información del Inegi, en México las empresas tienen una esperanza de vida o éxito de aproximadamente 7 años; sin embargo, la mayoría de las Pymes fracasan en menos de la mitad de ese lapso por falta de demanda, adecuada administración de los recursos, innovación y financiamiento.

La Encuesta Trimestral de Evaluación Coyuntural del Mercado Crediticio realizada por el Banco de México para el periodo enero-marzo de 2018, señaló que la principal fuente de financiamiento de las pequeñas y medianas empresas mexicanas son sus proveedores, mientras que su endeudamiento con la banca ha disminuido sólo en 0.2%, con respecto a cifras del mismo lapso de 2017.

No obstante, hay otras vías para que los pequeños y medianos negocios obtengan recursos económicos, como las instituciones financieras no bancarias, por ejemplo: Fortrade, entidad que resuelve las solicitudes de crédito en menos de 72 horas y entrega liquidez de 2 a 5 días hábiles, a partir de la aceptación de una propuesta de financiamiento, además, ofrece pagar 80% del valor de la operación, orden de compra o factura.

Es pertinente recordar que el ecosistema financiero mexicano permite a las Pymes combinar soluciones de crédito otorgadas por la banca múltiple, apoyos gubernamentales e instituciones financieras no bancarias. Lo más importante de un financiamiento es que se adapte a las necesidades y posibilidades de la empresa.