Aseguradoras mantienen estabilidad

En momentos en los que nada es seguro, las aseguradoras se colocan al principio de la fila y con sus operaciones, demuestran que ellas sí son sustantivo. Y es que en los últimos 10 años este sector ha crecido al doble de lo que ha registrado el PIB, es decir, cerca de seis por ciento.

Disposiciones como el nuevo reglamento de tránsito de la CDMX, y dada la obligatoriedad de un seguro de Responsabilidad Civil, las empresas del ramo estiman que la salud de esta industria —que de acuerdo a la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas (CNFS) obtiene ganancias por más de 324 millones de pesos anuales— prosiga en su ruta ascendente.

En el caso de GNP, en 2015 crecimos 16.5%, un año que no fue tan fácil. En el mercado de autos lo hicimos en 26%, en la parte de vida casi 21%; el 2015, entonces, fue positivo para nosotros y aunque el tipo de cambio pareciera estar alto, creemos que habrá un crecimiento estable, es decir, de entre 5 y 6% general. Calculamos tener en 2016 un crecimiento de doble dígito”, dice Mario Vela Berrondo, presidente de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS) y director general de Grupo Nacional Provincial (GNP).

La trinidad

Vela Berrondo opina que la división donde mayor participación tiene esta industria es la de seguros de Vida, seguido por los Médicos y de Automóviles. La primera representa 35%, las siguientes 25% cada una, y el diferencial corresponde a pólizas de daños.

Sin embargo, para Filiberto Castro, vicepresidente de crédito al consumo de Scotiabank (que recién lanzó al mercado su portal de seguros automotrices FIU!), es el segmento de autos en el que más pólizas comercializan cuando se compara con el de Hipoteca o Vida. En opinión del ejecutivo, a pesar de su estabilidad, el mercado nacional tiene una oportunidad “gigantesca” de seguir creciendo dado que, hasta hoy, sólo 5% de las personas económicamente activas tienen un seguro de vida.

“En Vivienda también estamos en un dígito, no llegamos ni a 10%, y en autos el 30% está asegurado. El hecho de poner los seguros como una oferta o generar canales como FIU!, que permiten comprar en la web, van a hacer que se dispare la cobertura en los diferentes ramos.”

Por otra parte, Carlos Lomelí, director de la banca de consumo también de Scotiabank, manifiesta que han notado que los seguros de Conveniencia, Garantía Extendida, Médicos, Eventualidad y Viajes, están teniendo una demanda importante en comparación con los Patrimoniales, es decir de Automóvil, Casa u Hospitalarios.

Los seguros de Protección inmediata, como para el retiro de efectivo de un cajero automático, si uno compara el número de pólizas para el efecto —muchos deciden tenerlo de 24 horas— es bien recibido y hay una modalidad por una cobertura anual, son seguros más masivos que los patrimoniales.”

Seguro hay oportunidad

Mario Vela, presidente de la AMIS y también miembro del Comité Ejecutivo del Consejo Coordinador Empresarial, celebra que el gobierno de la CDMX haya hecho obligatorio a los automovilistas el seguro de Responsabilidad Civil, no sólo porque incrementará el número de pólizas que comercialicen en el año, sino porque también habrá más protección para los transeúntes.

El entrevistado platica que ha visto cómo distintos estados de la República empiezan a preocuparse de sus habitantes, “es decir, desde la perspectiva de poder estar mejor protegidos en caso de un accidente en donde esté involucrado un auto, moto o bicicleta. Es además una oportunidad para que el gobierno deje de pagar esos gastos y lo podamos absorber las aseguradoras.”

El también director de GNP menciona que en la CDMX, hoy día, uno de cada dos autos está asegurado y debido a ello el objetivo inmediato es acercarse a la otra mitad de conductores a través de todos los canales de venta. “Por eso es importante que haya una mayor profesionalización, para brindar a los clientes asesorías con base en necesidades particulares. Nuestro canal tradicional es a través de un agente, pero internet empieza a crecer, allí los interesados visitan portales públicos y se aseguran, es uno de los conductos que más está creciendo en el sector de autos”.

Lo corrobora Carlos Lomelí al afirmar que la regulación (la Circular Única de Seguros y Fianzas que permitirá a las aseguradoras en México invertir en una mayor variedad de activos y que entró en vigor en enero pasado) ha dado a esta industria la oportunidad de ofrecer una gama de servicios y seguros por cada producto contratado, y a la vez ha contribuido a que cada vez haya una mayor conciencia sobre el patrimonio y la cobertura.

Cabe señalar que con las nuevas iniciativas al régimen de inversión, en opinión de algunos especialistas, las aseguradoras diversificarán más sus portafolios y se generarán mejores rendimientos que redundarán en beneficios para los usuarios.

Para quien no conoce de seguros, comparar uno y otro no es fácil: hay quienes lo hacen por precio, por coberturas, por deducibles o por límites. Nuestra labor es brindar la asesoría que permita a los usuarios conocer las diferencias. Por ejemplo en Vivienda, a lo mejor alguien contrató un crédito hipotecario hace

10 años, pero en la ciudad el patrimonio se ha ido incrementando y si al principio se tenía un seguro para cubrir la deuda, algo hasta básico, si esa vivienda vale más ahora, vale la pena actualizar las protecciones”.

Sin letras chiquitas

Carlos Lomelí destaca que en relación con los seguros automotrices la oferta ya es amplia y por ello, la asesoría se vuelve clave a la hora de cerrar contratos.

“Cada vez vemos a un consumidor más educado, más informado, con preguntas más particulares y específicas sobre el tema. El poder estar cerca de ellos desde el primer momento de búsqueda es muy importante. Muchos ya hacen sus interacciones en línea, esto nos enseña que los canales de uso ya no los ponen las instituciones, los decide el cliente.”

Para Seguros de Vida, SURA México, el sector en el país está en evolución y coincide con los anteriores entrevistados en el sentido de que hay una gran oportunidad para crecer respecto al porcentaje que registran contra el PIB.

“De acuerdo con la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas (CNSF), en México el sector de los seguros representa alrededor de 2% del PIB, cuando en Latinoamérica es de alrededor de 4.5%; en países más desarrolladores alcanza de 8 a 12%, por lo cual vemos una clara oportunidad de crecimiento. Lamentablemente, este 2% lleva varios años y el sector ha estado haciendo varias acciones para concientizar al mercado sobre la necesidad de los seguros”, opina la institución de origen colombiano.

Filiberto Castro, de Scotiabank y promotor del portal de seguros automotrices FIU!, que incluye a las firmas Axa, HDI, Mapfre, Quálitas y Zurich, recuerda que todavía hace 15 años comprar un seguro con un agente no era tan sencillo porque primero había que encontrarlo y después ver si era de confianza. “Poner la tecnología en estos servicios es algo que ha facilitado las cosas, sin duda crecerá el mercado en términos de cobertura”, argumenta.

A diferencia de Mario Vela, de AMIS, Castro opina que no es uno de cada dos, sino que hoy tres de cada 10 coches están asegurados y con herramientas como FIU!, la proporción crecerá dada la facilidad de acceder y contratar. “Con la experiencia que tenemos, vemos que la gente adquiere coberturas amplias, ¡70% de nuestras pólizas están en esa sección! Me parece que el uso de la tecnología nos ha ayudado a eso, a que nos acerquemos más con los clientes y cuando hay una marca de respaldo, se hace mucho más fácil la venta”.

Nada es seguro

Pero quizás estos esfuerzos se reflejen en el futuro próximo. Fuentes periodísticas indican que, hasta ahora, sólo 7% de la población en México cuenta con un seguro de gastos médicos mayores. Aun así, tan sólo en 2014 las aseguradoras pagaron más de 35 millones de pesos para la atención de accidentes y enfermedades, según la AMIS.

En ese año, dichas empresas cubrieron un promedio de 900 mil accidentes y enfermedades, siendo el parto único y cesárea los de mayor incidencia. En este sentido y según datos del Inegi, 77% de los mexicanos están afiliados a alguna institución de seguridad social o de salud, 53% son mujeres y 47% varones.

Mario Vela comenta que la demanda de seguros es muy parecida al PIB, esto es, la más representativa está en las tres metrópolis más importantes del país: Ciudad de México, Monterrey y Guadalajara, “aquí está el porcentaje más importante de las primas que generamos, pero GNP cuenta con más de 50 oficinas en el país para penetrar en los lugares donde la oferta de seguros todavía no detona”.

El caso de seguros para automóviles es parecido: Filiberto Castro hace saber que las pólizas de esta división se concentran en la Ciudad de México, aunque el aumento de contrataciones sí se da a nivel nacional y se vincula con el crecimiento de las economías de cada estado; por ejemplo, la región del Bajío es una de las más representativas. “Las pólizas en la CDMX hasta hoy han crecido 23%, desde luego, esto va asociado con el cambio de reglamento de tránsito y al mes de enero”.

Seguros de Vida, SURA México, cree que para que el sector crezca más, sumado a la implementación de portales y TI, “se requiere de invertir en educación financiera para crear conciencia en cuanto a la necesidad y beneficios de los seguros en la población mexicana. En lo que respecta a Vida, prácticamente sólo se tiene el 15% de la PEA con un seguro; uno de cada cuatro autos tiene póliza y por daños tampoco se tiene mucha conciencia para asegurar nuestros bienes, y GMM muy pocos lo tienen”.

Además de la educación, “una iniciativa podría ser el generar mayores incentivos fiscales para determinadas pólizas con la finalidad de promover su venta. También se tiene que invertir en temas de capacitación a fuerza de ventas para que realmente se asesore a los clientes y no sólo se busque vender una póliza. Se debe de explotar más el tema tecnológico para ver cómo se pueden eficientar procesos comerciales y operativos”, agrega SURA.

Hay paracaídas

Los aquí entrevistados concuerdan en que los capitales para responder a los clientes ante los siniestros están respaldados. Como prueba de ello, refieren que a los daños dejados por fenómenos naturales como los huracanes Manuel, Íngrid y Odile, las aseguradoras los atendieron con oportunidad. Tan sólo por los dos últimos se realizaron pagos que ascendieron a 16 millones de pesos según la AMIS.

Mario Vela, presidente de AMIS y director de GNP, afirma que la industria hoy tiene más reservas y capital. “Como industria estamos bien parados y GNP, en particular, cuenta con más del doble del capital requerido por la ley; en la parte de reservas tenemos más de 400 mil millones de pesos para pagar los siniestros. Por Odile, que ha sido la última catástrofe más grande en México, las aseguradoras pagaron 16 mil millones de pesos; estamos muy bien preparados para enfrentar cualquier situación y el sector está muy regulado”.

Carlos Lomelí acota que, para dar mayor respaldo a sus productos, analizan previamente las capacidades de sus socios “y como todos sabemos, existen obligaciones para las compañías de seguros sobre reaseguros, dependiendo del tipo de bien asegurable. Tales reservas, que deben tener las aseguradoras sobre sus pólizas emitidas, las coberturas de capital y los reaseguros, nos dan la tranquilidad de tener una oferta sólida.

Respecto a los desastres naturales, diría que hasta ahora ha habido una recuperación adecuada, ha sido una misión de los organismos reguladores el verificar que la industria financiera en México sea capaz de responder a las necesidades de la población, al requerimiento de capital.”

Seguros SURA y Carlos Lomelí vislumbran por igual, que la inmediatez tanto en la contratación como en el servicio, serán en adelante la características que habrán de adoptar las aseguradoras y apoyarse de plataformas tecnológicas que ofrezcan facilidad de uso a los clientes en una atención más personalizada.

La migración en canales ha ido a un ritmo de 4%, es una tendencia internacional; el objetivo es que las herramientas digitales se ajusten a las nuevas reglas del juego, donde habrá un consumidor más educado, una oferta más variada y demanda de mejor asesoría. Nuestros equipos deberán estar preparados para acompañarlos en su toma de decisiones”, concluye Lomelí.

Ranking de aseguradoras