RANKING: Los CHRO’s más destacados de México

TEXTO: PEDRO BORDA HARTMAN
RANKING: RAÚL OLMEDO

A la luz de las condiciones y las tendencias económicas, políticas y sociales que influyen en el mercado laboral internacional y nacional, el papel del Director de Recursos Humanos en el 2017 debe estar guiado por una visión de largo plazo, con estrategias que permitan operar y con adaptación ágil al entorno cambiante.

Es indispensable fortalecer la estabilidad emocional de quienes colaboran en las empresas. No podemos olvidar que trabajamos con personas, que tienen familias y compromisos. De ahí la relevancia de que las acciones de RH estén encaminadas a que la gente viva la experiencia de que pertenece a la empresa, cuál es su lugar, el papel que desempeña y, desde luego, que hay seguridad en la fuente de empleo.

En la Asociación Mexicana en Dirección de Recursos Humanos (Amedirh) consideramos que hay cuatro aspectos en los que el ejecutivo líder de gestión de talento debería enfocarse.

▪ Comprender el negocio y cómo evoluciona: La mejor forma de asegurar la supervivencia de una empresa consiste en asegurar que continué produciendo
y generando la riqueza que se espera de éste. Por eso, el director de RH debe dedicar un buen porcentaje de sus esfuerzos a entender el negocio a gran velocidad, mirar los retos y logros cotidianos, a la vez que analiza la progresión y el pronóstico de desarrollo. En la medida que se tiene esta visión panorámica, podrá planificar de forma estratégica los movimientos organizacionales (altas, bajas y cambios de personal), así como la adecuación y uso de políticas de capacitación, entrenamiento, movilidad, etcétera.
▪ Innovar desde su frente organizacional: Hacer más, mejor y con la cantidad pertinente de insumos requiere que la dirección de RH también estimule la creatividad en los colaboradores y la encamine a través del proceso organizacional de la innovación. No todo debe ser disruptivo, antes bien, el primer paso al innovar consiste en hacer más eficiente la operación para generar valor auténtico.
▪ Identificar las tendencias globales y hacerlas locales: Una de las cualidades mejor valoradas en el mundo empresarial es la capacidad para analizar tendencias globales, realizar pronósticos locales y transformar la información en oportunidades de desarrollo para la organización. En este sentido, el director de RH debe permanecer atento a todo aquello que puede transformarse, con agilidad, en una alternativa de mejora y crecimiento para llevar a los colaboradores a nuevos niveles de calidad, atención, participación y servicio.
▪ Preservar el clima laboral en buen estado: Mantener el sentido de pertenencia, la tranquilidad, la satisfacción y la civilidad entre los colaboradores es clave en la actualidad. Todas las iniciativas que una empresa quiere echar a andar requieren de la colaboración de la gente. De ahí que sea indispensable dirigir esfuerzos para que los trabajadores se encuentren informados de forma efectiva, suficiente y oportuna; en particular, acerca de los temas más sensibles y próximos a sus preocupaciones individuales y familiares (pago, estabilidad en el empleo, futuro de la compañía, y demás que involucre sus intereses personales y laborales).

El perfil del Director de RH se transforma a medida que lo hace el mercado. No puede permanecer estático e indeleble. No obstante, es indispensable que también conserve el ingrediente del dinamismo que facilita las posibilidades para comprender el entorno y actuar a la medida de las exigencias de cada industria o sector.

RANKING. DALE CLIC AQUÍ: LOS CHRO’s MÁS DESTACADOS DE MÉXICO