El sentido común y los asesores en materia laboral pueden poner límites razonables a empleador y colaborador, cuidando en todo caso no incurrir en conductas discriminatorias o excluyentes

Páginas