Buscan recaudar 25 mdp para casas de emergencia

Jóvenes de la organización Techo México buscan recaudar donativos para construir 500 viviendas de emergencia en apoyo a las familias afectadas por los pasados sismos que devastaron varios estados del país.

La directora ejecutiva de dicha organización latinoamericana, Emilia García Arteaga, explicó que la finalidad es recaudar 25 millones de pesos, es decir, 50 mil pesos por cada casa que después será entregada a quienes están en mayores condiciones de vulnerabilidad.

De las 500 viviendas planeadas para edificar en los próximos tres meses, indicó, 300 serán construidas en los estados de México, Puebla, Morelos y la capital mexicana y 200 en Oaxaca.

“En esas entidades hay comunidades que se encuentran entre la pobreza y los daños de los sismos; de ahí que son prioritarias”, expuso la joven durante la novena edición de DCD México, realizado en el Centro Citibanamex de la Ciudad de México.

Se trata de inmuebles prefabricados que están diseños con madera y fibrocemento para ser levantados en sólo dos días por cualquier persona, sin necesidad de tener conocimientos en materia de construcción, apuntó.

Los materiales empleados, expuso, son flexibles, seguros y capaces de aguantar los movimientos telúricos, en comparación con aquellas viviendas edificadas con bloques (tabiques) de cemento o de adobe, muchas de ellas con cimientos insuficientes.

En entrevista con Notimex, García Arteaga apuntó que las casas están pensadas para ser colocadas en cualquier tipo de terreno y, al ser desarmables, son ideales para llevarlas a otras zonas. “Es importante que estas familias tengan un lugar seguro para vivir y eventualmente puedan mudarse y construir, a su tiempo, una vivienda como la que tenían”.

Hoy se cuentan con casas de dos dimensiones: 18 y 36 metros cuadrados. “El módulo pequeño es para cuatro personas y, aunque cada quien decide cómo adaptarla, la recomendación es dividirla en dos estancias para separar padres e hijos”, argumentó.

La directiva comentó que este tipo de casas permiten hacer varias adecuaciones al exterior, como instalar una cocina u otro dormitorio, por ejemplo, y a menudo son armadas por jóvenes voluntarios y los propios beneficiarios o vecinos de las zonas.

Resaltó que el monto de cada hogar da oportunidad de cubrir todo lo necesario para su construcción: materiales, herramienta, movilizar y dar seguro a los voluntarios, entre otros.

Esta opción, reiteró, “es una respuesta masiva y rápida para la emergencia que viven varios estados” y, sobre todo, ayudará a quienes no quieren desalojar sus hogares por el miedo al robo de sus pertenencias.

Ante los daños provocados por los temblores del 7 y 19 de septiembre, la organización conjuntó a unos 800 voluntarios para apoyar en las tareas de recaudación y repartición de víveres y el retiro de escombros en los asentamientos afectados y en situación de pobreza.

Los jóvenes también ubican en mapas y evalúan las comunidades afectadas de Oaxaca, Morelos, Puebla, Estado de México y Ciudad de México.