Heineken continúa con entrega de agua a damnificados

El camión avanza lento entre las calles aún llenas de escombros después del sismo del 7 de septiembre pasado, en su costado se lee Tecate, pero en su interior la carga es diferente, está vez no lleva cervezas, sino más de 9,000 latas de agua para ayudar a las personas damnificadas.

En la avenida José F. Gómez en la Quinta Sección de Juchitán, Oaxaca, se encuentra el jefe regional de Asuntos Corporativos de Cuauhtémoc Moctezuma, Gerardo Soria, con dos pares de ayudantes comienza a entregar las latas de agua potable que la compañía empezó a producir en su planta de Orizaba, Veracruz, para enfrentar la emergencia.

Cuenta que hasta el momento han entregado alrededor de 150 mil unidades de agua en las los comunidades alrededor de Juchitán, donde desde el primer momento buscaron una forma de apoyar a las personas que fueron dañadas por el movimiento telúrico.

El directivo comenta que lo primero que hicieron fue comprar cerca de 40 mil litros de agua, el segundo apoyo fue cuando la empresas tomó la decisión estratégica de mandar a hacer las latas de agua, las cuales reparten en colaboración con los tres ordenes de gobierno.

Sin embargo también decidieron ir directamente a las comunidades, a las poblaciones o colonias más afectadas, para que las latas lleguen a quien lo necesita de forma más rápida.

Soria dice que cuando se registró el segundo sismo, toda la atención se fue al centro del país, y se perdió de la mente de la gente la situación por la que pasaban en el sur de México, donde ya han visto la migración de personas a otras lugares, clientes que perdieron sus negocios por completo, restaurantes o tiendas cerradas.

De hecho, el centro de distribución de Heineken en Juchitán también resultó afectado, cosa que no impidió a la compañía organizar desde el primer día la entrega de despensas a sus empleados, de los cuales el 90% resultó de alguna manera afectado, pero también para ayudar a la comunidad.

Hasta el momento, Cuauhtémoc Moctezuma-Heineken ha producido en su plata de Orizaba más de dos millones de latas de agua potable para los damnificados de los sismos del 7 y 19 de septiembre en Oaxaca, Morelos, Puebla, Ciudad de México y el Estado de México.

Y es que la compañía transformó, de manera temporal, su planta cervecera de Orizaba para enlatar exclusivamente agua potable y llevarla a las zonas donde ésta se requiera, cómo lo hace Gerardo Soria en la colonia de Juchitán.