¿Por qué medir la Responsabilidad Social Empresarial?

Mtra. Martha Elizalde Durán Coordinadora de Comunicación y Consultoría de la Facultad de Responsabilidad Social de la Universidad Anáhuac

Desde hace aproximadamente poco más de 20 años hemos visto una creciente tendencia a la publicación de informes no financieros por parte de las empresas. Esta evolución ha sido explicada, entre otras razones, por la falta de control y regulación de las empresas a nivel global. Las exigencias fueron promovidas especialmente por las organizaciones de la sociedad civil, de modo que cada vez más grupos de interés se inclinan por solicitar o exigir a las empresas información no financiera sobre el ejercicio de su responsabilidad social empresarial (RSE), su diálogo con los grupos de interés y su compromiso en cuanto a lo social, lo económico y el cuidado y preservación del medioambiental.

Debido a estas exigencias, varias empresas comenzaron a elaborar informes con estas características, pero empezaron a surgir inquietudes sobre cómo medir las acciones de Responsabilidad Social y sus resultados, de forma que la información sea cada vez más clara, coherente, completa y ordenada. Paralelamente, organizaciones de la sociedad civil, organismos globales y foros de grupos de interés desarrollaron recomendaciones o normas para la elaboración de estos informes.

Como resultado, existen ahora varias iniciativas internacionales, entre las cuales surgen figuras y estándares internacionales como lo son el Pacto Mundial, el Global Reporting Initiative, SA 8000, AA 1000, y una guía ISO 26000 de más reciente aprobación.

La comunicación no financiera por parte de las empresas se ha desarrollado durante los últimos años y ha llegado a convertirse casi en un requisito obligatorio. Del mismo modo que la gestión económica en una empresa debe ser medida, también la gestión de la RSE puede y debe ser evaluada y también comunicada. La medición es una tarea fundamental para conocer el grado de cumplimiento de los objetivos empresariales. Gestionar sin medir supone gestionar sin ningún tipo de criterio para determinar si se están alcanzando o no los objetivos.

El hecho de medir, guía y asegura que la mejora vaya hacia un objetivo determinado, lo que implica definir y concretar los objetivos de la empresa mediante valores ponderables, es decir, mediante indicadores. Un sistema de indicadores es un conjunto de valores diseñados para medir ciertas variables específicas, con el objetivo de revisar el cumplimiento de objetivos esperados.

Los indicadores son útiles para la toma de decisiones en la empresa, y sirven para comunicar los resultados a los grupos de interés. En la actualidad, el modo más utilizado para la comunicación de la información no financiera es la publicación de los reportes de Responsabilidad Social o los reportes integrados.