Beneficios empresariales por compensación de emisiones

Por: Sergio Roldán, Director General de Earthgonomic México

Toda actividad realizada por el hombre, la sociedad y las empresas de todos tamaños dejan su huella de carbono, es decir, conllevan a la emisión de bióxido de carbono (CO2), que representa la contaminación como resultado de esta industrialización en todos países.

El Mercado Voluntario de Carbono (MVC) está enfocado tanto en los ciudadanos como las organizaciones públicas y privadas, los cuales toman conciencia de su responsabilidad y participan activamente -y de manera voluntaria- a favor de lograr el equilibrio climático.
El mercado voluntario facilita a este tipo de organizaciones a asumir su compromiso con el cuidado del clima “compensando” sus emisiones en proyectos sustentables.

Una empresa siempre debe en primer lugar reducir sus emisiones; no obstante, es difícil llegar a una emisión cero. Por ello, la compensación es la acción que cierra el ciclo de gestión de la huella de carbono y es la herramienta que permite que una persona, entidad, producto o servicio sea neutro en carbono.

El MVC cuenta con registros que permiten hacer el seguimiento de las compensaciones y la transferencia de propiedad de los créditos o reducciones de emisiones verificadas (VER) para garantizar la trazabilidad, la transparencia y evitar que sean usados dos veces.
La compensación de emisiones permite contribuir al desarrollo bajo en carbono y su adaptación al cambio climático transfiriendo conocimiento, tecnología y recursos económicos a la vez que permite contrarrestar el impacto de las emisiones que no ha sido posible evitar consiguiendo que la entidad, el evento, el producto o el particular sea CeroCO2, es decir, neutra en carbono.

La compensación de emisiones de CO2 consiste en la aportación voluntaria de una cantidad económica o diversas actividades que retribuyan el impacto de estas emisiones, proporcional a las toneladas de CO2 generadas. Algunos de los beneficios que se obtienen mediante la compensación de estas emisiones:

• Ayudar a mitigar y adaptarse al cambio climático.
• Luchar contra el cambio climático, contra la pobreza y apoyar el desarrollo local.
• Captar una cantidad de toneladas de CO2 equivalente a la generada en nuestra actividad, mediante la puesta en práctica de un proyecto de sumidero de carbono por reforestación.
• Evitar la emisión de una cantidad de toneladas de CO2 equivalente a la generada en nuestra actividad por medio de un proyecto de ahorro o eficiencia energética, de sustitución de combustibles fósiles por energías renovables, tratamiento de residuos o de deforestación evitada.
• Generar co-beneficios sociales para las comunidades locales, como generación de puestos de trabajo, mejoras en educación, en salud, en seguridad alimentaria, empoderamiento.
• Proteger, conservar y mejorar la biodiversidad.

La compensación de emisiones es una donación y se tramita como tal. Organismos gubernamentales y asociaciones vinculadas con la protección y equilibrio climático emiten certificados de compensación de emisiones y el certificado fiscal de la donación.
Esta donación podrá acogerse al régimen fiscal de las donaciones y aportaciones a entidades sin fines de lucro, de acuerdo con lo establecido en el régimen fiscal de las organizaciones no lucrativas.