Así ayuda Coca Cola a salvar el medio ambiente

La Industria Mexicana de Coca-Cola (IMCC) busca consolidar su compromiso con el medio ambiente en México hacia 2030, a través de diferentes programas de recolección y reciclaje, de acuerdo con un comunicado emitido por la compañía.

En los últimos años, Coca-Cola se ha consolidado como el principal reciclador de PET grado alimenticio por la capacidad de su planta PetStar, la cual es la más grande del mundo, que se suma a la Industria Mexicana de Reciclaje (IMER) inaugurada en 2002, siendo la primera de su tipo en América Latina. Ambas procesan más de 85,000 toneladas de este material, lo que equivale a 4,100 millones de botellas al año.

En el país ya han emprendido acciones como Ciel botella azul, el cual es un envase hecho 100% de otras botellas, lo que le da más de una vida útil a sus envases.

La empresa ha enfatizado que otra de sus prioridades es el portafolio de bebidas que manejan. Este se compone en un 45% por opciones bajas o sin calorías, 260 presentaciones con menos de 100 calorías, 75 marcas y 11 diferentes categorías. En 2017, la multinacional reformuló más de 70 recetas con la finalidad de reducir su contenido calórico.

Al respecto, Joan Prats, vicepresidente de Asuntos Corporativos para Coca-Cola México, mencionó que en su camino hacia adelante “hemos identificado diversas necesidades en las que podemos impulsar acciones que creen un verdadero cambio. Esto comprende distintos ejes como la generación de un entorno productivo, el cuidado del medio ambiente y por supuesto, nuestro portafolio de bebidas, por mencionar algunos.”

El IMCC actualmente es uno de los principales empleadores al crear más de 97,000 empleos directos y más de 1 millón indirectos y representa el 1.4% del Producto Interno Bruto (PIB) de México.