Tratamientos estéticos para hombres, demanda al alza

Debido a una creciente importancia del “como te ven te tratan”, un estilo saludable, una mayor conciencia sobre el aspecto personal y hasta conseguir el trabajo ideal, la industria de los tratamientos estéticos ha dejado de ser un tema exclusivo para el público femenino, los hombres han elevado 30% el interés por mejorar ciertas áreas de su cuerpo, en especial, abdomen y rostro.

Así lo indicó Rodolfo Ramos, médico bariatra con especialidad en imagenología, quien asegura que esta tendencia se observa desde hace un lustro en el país, donde el principal detonante para que el hombre acuda a una consulta para saber qué tratamiento es el ideal para él es recuperar su seguridad y el deseo de proyectar una imagen renovada.

“Hemos visto que los hombres vienen con mayor frecuencia que hace cinco años. Ellos también quieren verse bien, es una cuestión que más allá de la vanidad. Las áreas del cuerpo que más piden mejorar son el abdomen y la cara, y con tratamientos no invasivos ven un cambio dramático desde las primeras consultas”.

El médico aseguró que la cultura de la belleza entre los varones se ha disparado por distintos factores, desde la oferta de productos específicos para ellos, como la presión que ejercen las redes sociales y hasta conseguir el trabajo deseado con una imagen física impecable.

Datos de la Cámara Nacional de Productos Cosméticos (Canipec) indica que el valor de la industria de la belleza en México asciende 10 mil millones de dólares, de los cuales 3,000 millones corresponden a artículos y productos para hombres, entre cremas, lociones, perfumes, entre otros.

El organismo destaca que en el mercado nacional, 30% de los productos de cuidado personal y belleza son exclusivamente para varones.

Rodolfo Ramos distingue que los tratamientos estéticos se refieren a mecanismos no invasivos que mejoran el aspecto de ciertas partes del cuerpo para remodelarlas como es el caso del abdomen. Entre los hombres, los más solicitados son cavitación y radiofrecuencia para reducir un vientre abultado, además del láser y tratamientos locales para tener una piel libre de imperfecciones.

“Ellos se inclinan cada vez por tener una mejor carta de presentación que es su cuerpo, para acompañar estos tratamientos, le sugerimos al paciente adoptar un estilo de vida más saludable como un régimen para bajar o mantener su peso, así como actividad física, ya que muchos puestos de trabajo promueven el sedentarismo, un factor de riesgo que facilita la aparición del sobrepeso y obesidad”.