Tecnología, ¿impulso o amenaza para las televisoras?

ADRIANA TORRES
Country Head de Tata Consultancy Services México

El uso del internet ha permitido que diferentes empresas cambien la forma en la que prestan sus servicios. Día con día surgen nuevas plataformas, aplicaciones, y formas de llevarlas con nosotros, sin importar ubicación y horario. Actualmente las empresas que no se renuevan y que no adoptan estas plataformas empiezan a notar un rezago en sus ventas, en el número de clientes, entre otros factores que las dejan fuera de la competencia, tal es el caso de las televisoras.

Durante el último año hemos sido testigos de una evolución significativa en la televisión. A principios de 2016, en México se realizó uno de los cambios más importantes para dicha industria: el apagón analógico. Si ya era complicado mantener un alto número de espectadores frente al televisor, a partir de ello el panorama se empezó a mostrar aún más desolador.

Por otro lado, la evolución de la tecnología streaming, el crecimiento exponencial del uso del internet, así como el fácil acceso a través de dispositivos móviles, impulsó la aparición de diferentes espacios de entretenimiento en la web.

De acuerdo con un estudio realizado en 2016 por la Asociación Mexicana de Internet (AMIPCI) de las actividades que los usuarios encuestados realizan en internet, el 52% es para ver películas o series en streaming, mientras que el 32% de las actividades tiene que ver con descargar películas series o música.

La situación de México con el resto del mundo es similar; y otro claro ejemplo es lo que arroja una encuesta de Piper Jaffray que entrevistó a 10 mil personas en Estados Unidos, y el resultado señala que el 25% ve televisión por cable todos los días, mientras que el 63% afirmó utilizar distintas plataformas de streaming diariamente para ver contenido en línea.

Por lo anterior, las televisoras, además de la tarea de generar contenido de calidad, se enfrentan al reto de hacerlo disponible para las nuevas plataformas tecnológicas, pues éstas no sólo representan inmediatez para el usuario, además le proporciona la opción de elegir el contenido que quiere observar.

Otro de los puntos importantes es la función que el Internet de las Cosas (IoT) está cumpliendo para hacer posible que la televisión se convierta en la corriente principal de conexión entre reproductores multimedia. Contar con conexión a internet es primordial para cualquier Smart TV pues actualmente ésta se ha convertido en el reproductor principal de cualquier red doméstica permitiendo el acceso a todo lo que se almacena en una PC.

Es claro que el éxito de las nuevas plataformas que ofrecen contenido audiovisual no tiene que ver sólo con el formato en el que prestan sus servicios; los bajos costos, la calidad de sus contenidos, la fidelidad de audio y video, así como la opción que dan al usuario de observar contenido sin necesidad de descargar un archivo, son sólo algunos puntos clave.

Las televisoras trabajan en el desarrollo de estrategias que les permitan competir con las plataformas que las están desbancando frente a los consumidores, y así recuperar el mercado que están perdiendo y ganar nuevo. Además el Internet de las cosas está mostrando avances que en el futuro podrían conectar todo a todo, por lo que no sería erróneo decir que, en algunos años los sensores podrán conectar a los televisores para personalizar cada experiencia de los usuarios.

La incursión en plataformas digitales será vital para que las empresas de entretenimiento sean visibles dentro de una pelea que parece, dejará a varios sobre la lona.