Millennials reviven mercado de impresión de fotografías

HUMBERTO NIÑO DE HARO

¿Quién en estos tiempos imprime una fotografía? Aunque suene contradictorio, porque se trata de una generación que vive 24/7 en contacto con la tecnología y pareciera que poco les importa conservar momentos en papel, son las personas menores de 35 años quienes reviven un mercado que apuntaba a su extinción.

Es un hecho que los teléfonos inteligentes masificaron el gusto por la fotografía. Redes sociales como Instagram dan cuenta del auge de este pasatiempo, y empresas como Shutterstock revalorizaron el uso de bancos de imágenes, muchas de éstas susceptibles de ser impresas.

Hasta hace unos años, la revolución digital estaba condenando a millones de fotografías a permanecer guardadas en la memoria de un teléfono, a saturar el espacio gratuito disponible en la nube y, en el mejor de los casos, a estar expuestas en alguna red social. Todo indicaba que las personas ya no querían imprimir fotos, porque podían visualizarse a la vuelta de un clic.

José Antonio Tena Sendra, CEO de la startup mexicana Piktia, asegura que nunca dejaron de existir las fotografías que por su calidad o porque capturaban un momento especial merecían compartirse en papel o formar parte de un álbum impreso, incluso como decoración de la casa u oficina.

El nacimiento y ver crecer a los hijos, dice el fundador de Piktia, son buenos ejemplos para las fotografías impresas, “porque a las mamás millennials les gusta compartir estos momentos con la familia y amigas”. De acuerdo con un estudio de Competitive Intelligence Unit (CIU), el mexicano toma en promedio una foto al día.

Esto explica que en México se impriman cerca de 2 mil millones de fotos al año, en una industria que -según la agencia Euromonitor- factura 170 millones de dólares al año y crece a un ritmo de 6% anual. Los kioscos digitales en centros comerciales y el servicio de papelerías y centros de copiado acaparan el mercado.

En opinión de Tena Sendra, la complejidad para descargar las fotos del teléfono celular, almacenarlas en una memoria y llevarlas a imprimir, además de la pérdida de tiempo (más de una hora) en la atención y traslados, y la baja calidad de las impresiones en estos sitios abren una oportunidad para soluciones como Piktia.

Piktia es una startup mexicana, creada a finales de 2016, que facilita la impresión de fotografías desde una app en el teléfono móvil. Permite seleccionar las imágenes (desde la memoria del teléfono, Facebook o Instagram), contratar paquetes de impresión según el número de piezas y tamaños y ordenar el envío a domicilio con cargo a una tarjeta.

“Diseñamos una solución para atender el mercado mexicano, porque modelos similares han probado su éxito en Estados Unidos, en un país que vende más de 650 millones de dólares cada año en la impresión de fotografías y crece por arriba del 8% anual. Allá el mercado online está ganando participación”, dice Tena Sendra en entrevista con Mundo Ejecutivo.

Piktia es una de las 35 startups seleccionadas por el programa de aceleración MassChallenge México 2017 por su innovación y alto impacto en industrias de rápido crecimiento. Este programa le permitirá acceder a mentorías de expertos internacionales y, eventualmente, a capital para consolidar sus operaciones.

A la par, participa en la plataforma Crowdfunder México, donde está abierta a la inyección de capital de inversionistas ángeles. En una ronda de capital semilla busca 2.5 millones de pesos, recursos que utilizará para introducir la tecnología deep learning a la solución y con ello construir álbumes con inteligencia artificial.