Infraestructura portuaria, con viento a favor

RODRIGO NÚÑEZ
Director de Alianzas Estratégicas y Relaciones Institucionales de Baja Ferries

Como en cualquier sector económico, la inversión ya sea privada o pública, representa un elemento indispensable para el crecimiento y evolución de una industria. A su vez, los mercados son entidades que se encuentran en constante evolución y representan plataformas encargadas de sustentar las actividades responsables del crecimiento y progreso económico, por lo tanto una completa sinergia entre ambas entidades es necesaria para un pleno y eficaz desarrollo.

Ante ello, nunca dejará de ser objeto de relevancia pública el tema de inversión en puertos. De acuerdo a datos de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, México cuenta con más de 100 puertos y 15 terminales distribuidos a lo largo del territorio nacional, en donde día a día se realizan importantes conexiones comerciales, tanto de origen nacional como internacional y los cuales se constituyen como elementos claves en factores económicos como: crecimiento, empleos, comercio exterior, infraestructura, etc.

Sobre este último, incrementar la infraestructura portuaria, no solo conlleva un beneficio sobre las capacidades de un puerto, este también trae consigo importantes impactos colaterales como: reducción de costos de los fletes y menores tiempos de cadena logística (lo cual impacta directamente sobre el precio final de las mercancías) e impulso a los municipios y zonas aledañas, gracias a la creación de nuevos empleos y servicios complementarios.

De igual forma, la modernización en los puertos permite una mayor eficiencia en los procesos operativos tanto de la propia administración portuaria, como de las empresas que conforman e integran la marina mercante e incrementa la seguridad y minimizan los riesgos bajos los cuales trabaja esta cadena logística.

Acorde a datos publicados por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), los puertos mexicanos se preparan para incrementar su capacidad portuaria el doble para el 2018, al invertir 83 mil millones de dólares en infraestructura.

Se trata de datos esperanzadores que encaminan al sector hacía un adecuado rumbo, acercándolo cada vez a lograr las mismas capacidades de los puertos más transitados mundialmente. Por consiguiente, otros países de gran capacidad comercial están buscando tener a México como su aliado comercial, gracias a grandes ejemplos como lo son Nuevo Veracruz y Progreso.

Por ejemplo, recientemente México formó un acuerdo con Alemania durante el foro International Transport Forum para impulsar el desarrollo de los puertos mexicanos, en el cual intercambiarán información para promover la inversión europea en obras de infraestructura dentro del país.

Otros países como China están buscando crear nuevos vínculos comerciales. En el Foro Una Franja Una Ruta para la Cooperación Internacional, esta potencia mundial mostró interés en abrir su ruta comercial a países de África, Europa y Latinoamérica, para el cual México representa una ubicación estratégica para lograrlo.

El tema de puertos debe de continuar avanzando como lo ha hecho en los últimos meses, al ser puntos estratégicos para el crecimiento del país. Por las condiciones inherentes del propio territorio mexicano, es imperativo seguir aprovechando estas cualidades como punta de lanza para continuar dinamizando nuestra actividad tanto al exterior, como al interior.