Semillas "pirata", mercado negro de 80 mdd anuales

La piratería de semillas deja pérdidas por 80 millones de dólares anuales y afecta en mayor medida al mercado del maíz y hortalizas, advirtió el director Ejecutivo y Técnico de la Asociación Mexicana de Semilleros (Amsac), Mario Puente Raya.

Señaló que el negocio supone un mercado de mil millones de dólares anuales en México, no obstante, el 8% es captado por los comercializadores ilegales.

Refirió que este problema tiene ocupados a autoridades, organizaciones y productores para generar conciencia a través de la distribución de información porque tiene un alto impacto negativo en la industria formal y, sobre todo, entre los agricultores.

Puente Raya explicó a Notimex que los agricultores son los más afectados porque el uso de semillas apócrifas genera cultivos de bajo rendimiento, contaminación de suelos, plagas y grandes pérdidas monetarias, al no cumplir con los estándares de sanidad, inocuidad y calidad.

“De alguna manera representa un engaño para los agricultores, al tener una expectativa respecto a una producción y, al final, pueden tener resultados muy diferentes a los esperados en un principio”, argumentó.

Las semillas de maíz, chile, cebolla y calabazas, principalmente, son las más imitadas por las personas dedicados a esta actividad ilegal que en muchas ocasiones consiste en tomarlas de los huertos, las multiplican, las pintan de tal manera que se parezcan a las originales y las venden a menor precio e incluso sin ser la variedad solicitada, dijo.

El integrante de Amsac señaló que estas personas utilizan además envases falsos o reciclados -costales, bolsas, botellas o latas- para rellenarlos con las semillas de dudosa procedencia y falsifican las etiquetas de las marcas reconocidas para colocarlos sobre los mismos.

“Hay diferentes modalidades en este mercado que ha penetrado en muchas regiones de la República, con altos impactos económicos”, insistió Puente Raya, al detallar que la asociación tiene a las zonas noroeste, centro y el altiplano como focos rojos de mayor venta de semillas piratas de maíz y hortalizas.

Debido a esto, pidió a los agricultores estar al pendiente del tipo de empaque, la cantidad del producto, la información contenida en las etiquetas, tanto de la impresa como de la certificación emitida por las autoridades correspondientes, y el lugar de venta o distribución.

“En la industria de las semillas no es algo nuevo y se conoce quiénes son las empresas que las venden, lo que permite identificar los productos, los empaques, las etiquetas y quiénes son los nuevos vendedores”, argumentó.

Puente Raya mencionó que la Amsac y la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) trabajan en la implementación de procedimientos de inspección para determinar la ilegalidad que cometen las personas dedicadas a la venta de semillas piratas y aplicar nuevas sanciones.

No obstante, reconoció que en muchos casos es difícil fincar responsabilidad porque las empresas y los establecimientos tienden a desaparecer, al implementar un procedimiento de inspección después de la denuncia interpuesta por los afectados.