¿Qué pasará con el mercado inmobiliario tras el sismo?

Es demasiado pronto para precisar el desarrollo de la plusvalía en las colonias más afectadas y con qué rapidez ocurrirá, no obstante podemos tomar como referencia lo sucedido tras el sismo de 1985 para reflexionar sobre el futuro que nos espera.

Las delegaciones más afectadas por el sismo de 7.1 grados que impactó recientemente a la Ciudad de México son Benito Juárez, Cuauhtémoc, Iztapalapa y Miguel Hidalgo, debido a la suma de edificios colapsados y con daños. Hasta el momento se han registrado 38 inmuebles derrumbados y 7,649 edificios dañados, 321 de ellos con grave riesgo, de acuerdo al informe del jefe de Gobierno, mientras en el sismo ocurrido hace 32 años, 880 edificaciones quedaron destruidas y 2,831 más resultaron con daños parciales.

Uno de los factores más importantes que contribuye al incremento del valor de un inmueble o terreno es la seguridad, ya que genera mayor demanda ofreciendo a los habitantes paz y tranquilidad.

“Es probable que las personas que habitan en las delegaciones más afectadas abandonen sus hogares por miedo de estar en una zona vulnerable y busquen un nuevo hogar, lo cual aumentará la oferta de inmuebles en esas zonas y la demanda en otras delegaciones o hasta en otras ciudades aledañas. También recordemos que hay personas y familias enteras que simplemente se quedaron sin nada y necesitan establecerse nuevamente”, comenta Héctor Mondragón, Country Manager de Properati.com.mx.

Se puede determinar cuáles son las zonas más seguras ante un sismo por las características particulares del tipo de suelo en la Ciudad de México. Sin embargo, no significa que estén exentas de riesgo. La zona de lago es suelo blando que favorece la duración de los sismos y la de mayor riesgo, en ella se encuentran la delegación Cuauhtémoc, Venustiano Carranza, Iztacalco, gran parte de Gustavo A. Madero y Tláhuac, y en menor proporción Benito Juárez, Coyoacán y Xochimilco; la mayoría de los edificios colapsados corresponden a estas delegaciones. La zona de transición es suelo intermedio, es decir, entre duro y blando. Esta zona rodea la zona de lago y abarca gran parte de Azcapotzalco y Benito Juárez, en menor proporción Iztapalapa y Miguel Hidalgo. La zona de loma es suelo duro y los sismos son de corta duración, la delegación Álvaro Obregón y Tlalpan se conforman casi completamente de este tipo de suelo, mientras que en Coyoacán, Xochimilco, Iztapalapa y Gustavo A. Madero se presenta en menor magnitud.