5 cosas que debes saber sobre los seguros de casa

ELISEO TORRES
Resuelve.mx

Hace unos días encontré una frase del famoso inversionista Warren Buffet que dice “sólo cuando baja la marea se sabe quién nadaba desnudo". Esta cita me resultó interesante, porque refleja lo que vivimos el pasado 19 de septiembre.

Según el Fondo de desastres naturales (Fonden) estamos catalogados como uno de los países con mayor actividad sísmica en el mundo. Además, 40% del territorio mexicano y más de la cuarta parte de la población está expuesta a diversos fenómenos naturales.

El contexto debería motivarnos a no nadar desnudos, pero lo hacemos cuando se trata de proteger nuestros bienes. Aunque para muchas familias adquirir una vivienda es asegurar su patrimonio, es sorprendente que tan sólo el 6.5% de las casas cuentan con un seguro de hogar, mientras que el 20% lo obtiene en su crédito hipotecario, según información de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS).

Esto significa que el 73.5 % restante está expuesto ante una catástrofe. Para evitar que este sea tu caso, te comparto las 5 cosas que debes saber sobre esta clase de productos:

1. ¿Qué es un Seguro de casa?

Es un instrumento de cobertura que se encarga de proteger a la vivienda frente a los daños físicos que pueda sufrir, por lo que permite restituir el patrimonio familiar y reduce el deterioro de nuestra capacidad económica en caso de alguna contingencia.

2. ¿Qué tipo de riesgos te puede cubrir?

Existe una gran variedad de coberturas, pero entre los accidentes que se tienen contemplados, destacan:
• Daños en la construcción del inmueble y su contenido, derivados de algún incendio, desastre natural, explosiones, variaciones de voltaje, alborotos populares, robos, entre otros.
• Deterioros provocados por descuidos del propietario o su familia, el arrendatario, personal de limpieza o vecinos.
• Gastos de limpieza o remoción de escombros por lo antes mencionado.
• Incluso, si eres arrendatario, el seguro puede aplicar únicamente por el contenido de la vivienda.

3. ¿Qué riesgos no incluye el seguro de casa?

Lo sé, parecía perfecto, sin embargo, es importante que sepas que el seguro no cubre todo incidente y estos casos son:
• Hundimiento provocado por imperfecciones en el terreno.
• Vibraciones en el suelo que no estén relacionadas a un temblor.
• Murales o frescos decorativos.
• Daños generados por falta de mantenimiento.

Sé responsable y contempla lo mencionado para que evalúes si las condiciones de tu inmueble son las adecuadas para adquirir un seguro.

4. ¿Qué debes de contemplar antes de contratarlo?

Antes de firmar la póliza es necesario entender los compromisos que se adquieren. Por ello, para elegir un seguro de casa efectivo, éste debe de ser un traje a la medida de tu hogar, así que no olvides contemplar lo siguiente:
• El seguro que viene en los créditos hipotecarios tienen como prioridad cubrir la deuda. Así que contempla conseguir uno extra que tenga una cobertura extendida.
• El costo del seguro varía mucho dependiendo del valor y las condiciones de tu casa, así como de la institución aseguradora. Por eso, analiza las ofertas, compara y selecciona la que más te convenga.
• La información del inmueble es un factor clave para determinar la prima y el monto de indemnización, así que te conviene ser honesto.
• Averigua los riesgos que representa la zona donde vives. Quizá no es un lugar de terremotos, pero si hay un alto nivel delictivo entonces estarás expuesto a otra clase de daños.
• Piensa cuáles son los escenarios en las que un desperfecto en tu vivienda podría afectar a tus vecinos. Comunícalo a tu aseguradora.

5. ¿Cuál es el costo?

Aunque la cotización puede cambiar mucho según las circunstancias, en la Ciudad de México, de acuerdo a datos de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), un seguro para una casa con un valor de 1 millón y medio de pesos, puede tener una prima anual promedio de 7 mil 280 en una zona de mediano riesgo y de 10 mil 500 pesos en una de alto.

Por último…

La capacidad para enfrentar las adversidades no sólo es física o emocional sino también económica. En Resuelve siempre insistimos en un modelo de presupuesto 70-30, en el que destines 70% de tus ingresos a rubros como vivienda, salud, educación y transporte, y el 30% restante se vaya al ahorro, entretenimiento y pago de deudas. Si integras el costo de la póliza en tus gastos fijos, podrás sentirte protegido la próxima vez que suba la marea.

Seguros contra daños, Pérdidas por el sismo, Conoce las pólizas de seguro, Pérdida de vivienda por sismo o inundación