Renegociación del TLCAN incluye capítulo de energía

Pese a la oposición de Estados Unidos de incorporar un capítulo del sector energético en la modernización del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), México logró colocar este tema en la mesa de negociación.

“Lo importante aquí no es que sea un capítulo o no, es que ya se tiene una mesa de trabajo, ya se empezó a sesionar, ya se están tratando los temas específicos de ese sector”, comentó Moisés Kalach, director del Consejo Consultivo Estratégico de Negociaciones del CCE.

Consideró que esta integración es una gran oportunidad para la actualización del acuerdo tripartita y, sobre todo, porque hay interés de participar por parte de empresas de las tres naciones.

En el marco del sexto día de actividades de la quinta ronda en Ciudad de México, el directivo argumentó que el sector energético permitirá consolidar y volver más competitiva a América del Norte y “si lo hacemos juntos tendremos beneficios para los tres países”.

De acuerdo con una fuente que pidió el anonimato, México y Canadá comparten la visión de incluir un capítulo de energía independiente en la modernización del TLC, con 23 años de vigencia, sin embargo, el equipo estadounidense aún evalúa esta posibilidad.

“Estados Unidos, en sus acuerdos más recientes, no ha incluido un capítulo específico en materia energética porque considera que, al igual que otros sectores, debe estar plasmado con reglas generales o (tener) ciertas disposiciones en algunos capítulos”, expuso.

El hacerlo independiente incidirá, de manera horizontal, en la competitividad de la región y todos los sectores de los tres países obtendrían beneficios y reducción de costos, por ejemplo, mencionó.

De acuerdo con el documento que la Secretaría de Economía entregó al Senado, en la tercera ronda de negociación, realizada en Ottawa, Canadá, del 23 al 27 de septiembre, el sector energético sólo se discutió a nivel conceptual para saber qué estructura tendría este capítulo.

Para el cuarto encuentro, celebrado del 11 al 17 de octubre en Washington, México presentó una propuesta de texto que incluyó disposiciones sobre principios y alcances generales y del mecanismo de solución de diferencias, medidas regulatorias y cooperación en materia energética, entre otros temas.