¿Cómo calcular el ROI en el monitoreo de redes?

ANDREA MEINL*

Retorno sobre las inversiones es un término complicado. No es muy difícil calcular el total de gastos con software y amortizarlo por un período. Sin embargo, en el caso del monitoreo de redes, ese análisis ignora lo que el software realmente propone. En términos simples, el monitoreo de redes ofrece visibilidad sobre lo que sucede dentro de la infraestructura de TI, detectando problemas antes de que éstos sucedan y asegurando la disponibilidad de los sistemas.

Por ende, calcular el ROI para este tipo de software sin conocer su impacto es similar a amortizar el costo de una herramienta de capacitación de ventas sin considerar si la misma aumenta los negocios, o no. Se necesitaría un abordaje prospectivo que tuviese en cuenta el impacto del software de monitoreo y, aun así, los análisis no estarían libres de controversias.

Si se utiliza correctamente, el monitoreo de redes puede prevenir diversos problemas: fallas en el servidor de emails o en el sitio Web e inactividad de la red, entre muchos otros. El beneficio para los usuarios y para la TI es obvio, aunque su efecto en el resultado final es más difícil de cuantificar. Quedarse sin emails durante un día afecta la productividad; que esto suceda a las nueve de la mañana de un lunes es muy diferente que si ocurre a las cuatro de la tarde de un viernes. De la misma forma, un problema con un sitio Web es un desastre si sucede con un comerciante en un día festivo como Cyber Monday o Black Friday Day, aunque sería un inconveniente menor para la mayoría de los otros negocios.

Algunos estudios buscan cuantificar los daños con las fallas de TI. En 2012, el analista de mercado Michael Krigsman publicó un artículo que coloca el total de pérdidas con fallas de TI en la economía mundial en 3 billones de dólares por año. Un estudio de Gartner de 2014 ofrece puntos más detallados sobre esta cuestión, planteando que el costo estimado con una caída de la red es de 5,600 dólares por minuto, o sea 300 mil dólares por hora. Mientras que los efectos con las interrupciones se sienten de un modo diferente según cada negocio, estos estudios destacan la necesidad del monitoreo de redes e ilustran lo que puede hacer por la salud financiera de una empresa.

De esa forma, los gerentes de TI buscan transformar la cuestión del monitoreo de redes en una parte de su presupuesto, de modo tal que no necesiten usar datos analíticos o estimaciones. En vez de eso, ellos pueden examinar una serie de factores específicos —entre ellos, los costos del personal de TI, el tiempo promedio para la recuperación de fallas, el número de problemas con la red el año anterior y el Acuerdo de Nivel de Servicio (Service Level Agreement, SLA) de diversos proveedores de servicios. Con los datos en mano, los gestores de TI tendrán más facilidad para explicar la necesidad del monitoreo de redes desde el punto de vista de los negocios.

El proceso de aprobación del presupuesto para TI es cada año más difícil. Casi todas las áreas del negocio gastan ahora con tecnología y, en algunos casos, una parte del presupuesto se transfiere a marketing y capacitación en ventas. A medida que los gerentes de TI están constantemente obligados a hacer más con menos, la necesidad de realizar monitoreos es aún mayor, pues estos mantienen los ojos sobre la infraestructura cuando los profesionales no pueden.

Por eso, es inaceptable que los departamentos de TI se vean perjudicados simplemente porque no pueden aprobar el uso de una herramienta tan importante sólo porque no posee el atractivo reclamo publicitario "la próxima gran novedad". Aun así, con números sólidos y un poco de sentido común, es posible transformar el caso del monitoreo de redes en un gran éxito.

*Directora de Desarrollo de Negocios para Iberoamérica de Paessler AG