Family Doc, tu médico personal en la palma de la mano

El 40% de los millennials prefiere monitorear su estado de salud a través de herramientas digitales, como smartwatches o wearables. A fin de mantener esta tendencia y mejorar la comunicación entre médicos y pacientes se creó la aplicación Family Doc, con la cual se pueden realizar consultas a distancia.

De acuerdo con Mario Villafaña, titular del Consejo Mexicano de Cirugía Pediátrica, la popularidad del WhatsApp estaba convirtiendo a los profesionales de la salud en ciberdoctores, pues muchos de sus pacientes los consultaban a través de este medio para atender diversos problemas de salud; sin embargo, este medio no resulta idóneo, ya que en ocasiones la saturación de mensajes y errores en el envío de información dificultan los diagnósticos.

El especialista en niños y su hijo decidieron emprender esta aplicación como una herramienta de comunicación y facilidad. “No vamos a sustituir la consulta personal cuando sea necesario, además el doctor deja constancia en el expediente de alas indicaciones necesarias para un tratamiento”.

Para acceder a Family Doc es necesario que el doctor ingrese sus datos a la base, misma que únicamente da acceso a profesionales certificados, así no cualquier intruso con información falsa puede entrar. En tanto, los pacientes sólo deben crear un perfil personal y familiar con información sobre su estado de salud, análisis, estudios o radiografías.

Únicamente los médicos son capaces de acceder a dicha información que se almacena en una nube. La ventaja de esta plataforma es que no se trata de un directorio médico, es decir, el paciente únicamente tiene contacto con su doctor de cabecera.

Beneficios

Ambos actores pueden ingresar a la aplicación desde donde se encuentren, principalmente quienes cuiden de otras personas, estén de viaje, tengan alguna discapacidad, su ritmo de vida no se los permita, sean mamás primerizas, o los que se muden de hogar.

De esta forma, los pacientes ya no gastan en trasladarse ni esperan mucho tiempo en consultas, sin mencionar que reciben un diagnóstico y tratamiento oportunos. Al igual que otras aplicaciones, el pago se realiza con tarjeta de crédito y el monto se realiza con base en el criterio médico. La app sólo cobra un 10% del precio de la consulta; si el profesional decide no aplicar cargos, no se descuenta dinero.

Por otro lado, los doctores reciben el pago justo por sus honorarios, llevan un expediente claro del paciente e indican tratamientos. Dependerá de la enfermedad la necesidad de ser trasladado a consulta o a un nosocomio.

Villafaña reiteró que “esta aplicación no sustituye la consulta presencial, pero los pacientes tienen la seguridad de que platican con su médico, a quien le tienen confianza”.