Bandas fitness, ¿un timo para quemar calorías?

Todas las bandas fitness probadas durante un estudio de la Universidad de Stanford, fallaron al estimar las calorías quemadas, desde una imprecisión de 27% hasta más de 90%, con respecto a pruebas obtenidas en laboratorio. Contrariamente, el estudio también encontró que en general mostraron una mayor precisión para la medición del ritmo cardiaco.

Bandas fitness como el Apple Watch y el Fitbit están concentrados en rastrear los signos vitales, como la frecuencia cardíaca. Pero los primeros modelos no fueron tan precisos.

"Pensamos en ellos un poco como los generadores de números aleatorios. Realmente no parecían estar proporcionando nada que tuviera alguna relación con la frecuencia cardíaca", dijo Euan Ashley, un cardiólogo que estudia wearables en la Universidad de Stanford, consultado por Scientific American.

El estudio liderado por Ashley probó siete bandas más nuevas de fitness, donde se observa que las estadísticas de frecuencia cardíaca han conseguido mejorar. "Nos sorprendió gratamente la calidad de la monitorización de la frecuencia cardíaca". Para la mayoría de los dispositivos, la tasa de error fue inferior a cinco por ciento, lo suficientemente bueno para su médico.

Los dispositivos incluidos en el estudio fueron Apple Watch, Basis Peak, Fitbit Surge, Microsoft Band, Mio Alpha 2, PulseOn y Samsung Gear S2. Los dispositivos fueron utilizados por 60 voluntarios, quienes fueron evaluados simultáneamente con telemetría continua y calorimetría indirecta mientras estaban sentados, caminando, corriendo y haciendo ciclismo.

Sin embargo, cuando se considera la medición del gasto de energía (quema de calorías), los errores fueron más altos en general de todos los dispositivos, de hasta 90 por ciento respecto a las mediciones obtenidas por métodos más precisos en laboratorio. Por lo que el estudio advierte que se deben considerar con cuidado su uso en programas de salud.

"Si piensas en ir al gimnasio y trabajar durante una hora, tal vez eso sea alrededor de 400 calorías, lo que en realidad podría ser cualquier cosa de 200 a 800. Y eso es una gran diferencia si estás pensando en alguien que está incorporando esas estimaciones en su estilo de vida y pensando en qué comer esa noche basado en el entrenamiento que hizo esa tarde", según cuenta a Scientific American.

La razón de la discrepancia, agrega Ashley, podría ser que todos quemamos energía a diferentes ritmos, lo que es difícil de contar con estadísticas de entrada simples como el peso y la altura. "Algunas personas son increíblemente eficientes y parecen increíblemente elegantes cuando corren, y otros realmente parecen que están quemando más calorías para cubrir la misma cantidad de terreno".

En general, el estudio indica que los dispositivos informaron el error más bajo para el ciclismo y el más alto al caminar. El error fue mayor en hombres, con mayor índice de masa corporal, tono de piel más oscuro y en caminatas.

Seis de los dispositivos lograron un error mediano para el ritmo cardíaco por debajo de 5% durante el ciclo. Ningún dispositivo logró un error en gasto de energía por debajo de 20 por ciento. El Apple Watch logró el error más bajo tanto en ritmo cardíaco como en quema de calorías, mientras que el Samsung Gear S2 informó el más alto.

Los resultados se encuentran en el Journal of Personalized Medicine, “Precisión en mediciones de bandas de la frecuencia cardiaca y del gasto energético en una cohorte diversa, basadas en sensores.

Tal vez esta sea también una de las razones por las que una investigación anterior de la Universidad de Pittsburgh encontró que el uso de wearables o bandas fitness para programas de pérdida de peso tenían incluso resultados contrarios al objetivo. Los usuarios con wearables perdieron menos peso que aquellos sin estos dispositivos (3.5 Kg vs 5.9 Kg).