Este barco quiere cambiar la forma en que nos movemos

Un barco capaz de producir y almacenar hidrógeno por sí mismo zarpó el sábado de París para iniciar un viaje de seis años alrededor del mundo, con el que sus diseñadores buscar servir de modelo para las redes de energía del futuro, sin emisiones contaminantes.

El barco Energy Observer, un antiguo barco de carreras, fue convertido en una embarcación autónoma gracias a paneles solares, turbinas eólicas y un sistema de celdas de combustible de hidrógeno. La nave de 5 millones de euros salió de París hacia el Atlántico.

La embarcación futurista de 30.5 metros de largo dependerá del sol y del viento durante el día. Aprovechará sus reservas de hidrógeno durante la noche. Produce su propio material a través de la electrólisis del agua de mar.

Diseñado originalmente en 1983, el barco tuvo una carrera exitosa en las carreras de vela a mar abierto, antes de que los capitanes Frederic Dahirel y Victorien Erussard y un instituto de investigación francés lo convirtieran en el proyecto Energy Observer.