Inteligencia artificial, el futuro llegó

Stephen Hawking, informó sobre la firma en la que alertó de los peligrosos efectos que el desarrollo de la inteligencia artificial podría tener sobre la especie humana.

Bill Gates, empresario, informático y cofundador de la empresa de software Microsoft, que los robots deberían pagar impuestos. Por otro lado, en la ciudad de Bruselas se ha dado la idea de dar a los androides un estatus lega.

En el Foro Económico Mundial se ha planeado la hipótesis de la renta universal como solución al devastador protagonismo de la inteligencia artificial en el mundo laboral.

TE PUEDE INTERESAR ► MÉXICO, 4O LUGAR EN IMPORTACIÓN DE ROBOTS INDUSTRIALES

Por otro lado, la inteligencia artificial avanza a un ritmo vertiginoso, más allá del debate de si los robots finalmente serán quienes acaben pagando nuestras pensiones o si, en cambio, generarán una crisis del empleo sin precedente.

Las cifras de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE),
indican que en España un 12% de los empleos son automatizables y las investigaciones de otras fuentes más catastrofistas afirman que en la agricultura y la manufactura las máquinas supondrán una caída del empleo de hasta el 60% en los próximos años.

Según Manuel Martín Molina, catedrático del departamento de Inteligencia Artificial de la Universidad Politécnica de Madrid, las alarmas están saltando demasiado pronto para que estos pronósticos se cumplan: "Barajar la posibilidad de una renta básica me parece descabellado, imposible de cara a los próximos 20 años, quizás de cara a dentro de cien años tenga sentido"

Asimismo, las máquinas, dice, están capacitadas para cubrir los puestos de trabajo que realizan funciones más mecánicas en las fábricas y en las oficinas. Su enfoque sin embargo es optimista, cree que el robot dotará al ser humano de unos brazos más fuertes que no tendrían sentido sin el músculo mental humano.

"Se perderán puestos de trabajo mientras no se consiga llegar a una solución", indica el científico, que revela que la factoría 4.0 está incorporando sistemas más inteligentes, sociedades de robots que van por el suelo llevando paquetes, máquinas encargadas de apretar tornillos o poner y quitar fundas a objetos.