¿Es fácil hackear un dispositivo conectado a Internet?

En el mundo digital en el que hoy vivimos estamos rodeados de dispositivos inteligentes, también conocidos como "El Internet de las Cosas"; actualmente están saliendo al mercado dispositivos sin estándares básicos de seguridad ya que no existe ningún tipo de requisito para que el fabricante implemente la seguridad en los dispositivos comunes y es por eso que crean sus propios estándares de comunicación, y estos no siempre contemplan la seguridad como algo prioritario.

Dado que estos dispositivos están desprotegidos, se pueden hackear de muchas maneras y puede ser tan fácil como obtener las credenciales de acceso mediante un ataque de fuerza bruta, o bien hacerse de forma más sofisticada con diversas técnicas para aprovechar vulnerabilidades o recreando firmware o sistemas operativos.

►TE PUEDE INTERESAR► LOS MEJORES SMARTPHONES PARA HACER NEGOCIOS

En la darknet se ofrecen servicios y códigos exploit para hackear dispositivos conectados a Internet, por lo que son cada vez más los usuarios que pueden acceder a ellos; cualquier hacker aficionado puede alquilar una botnet e infectar miles de dispositivos de una vez.

Muchos fabricantes utilizan las mismas credenciales de acceso predeterminadas en todos sus dispositivos para ahorrar costos en lugar de crear una contraseña exclusiva para cada uno.

La botnet fue una de las mayores amenazas del año pasado ya que infectó miles de dispositivos inteligentes utilizando credenciales de acceso predeterminadas para perpetrar ataques masivos. Dado que el código fuente de Mirai se hizo público, cualquiera podía ejecutar la botnet o modificar su código, por lo que se crearon muchas mutaciones de ésta.

Un modo eficaz de mejorar drásticamente la seguridad de los dispositivos inteligentes es facilitarle al usuario el cambio de las credenciales de acceso. Para ello, el fabricante puede imponer como requisito la creación de una contraseña única y segura a la hora de configurar el dispositivo por primera vez.

Otro medio de seguridad sería lanzar actualizaciones de software que corrijan vulnerabilidades, esto contribuiría a proteger los dispositivos inteligentes de códigos exploit.

Esto demuestra el gran problema que representa un dispositivo inteligente con vulnerabilidades y el daño que puede causar si cae en manos malintencionadas;mejorar la seguridad de los dispositivos inteligentes no solo permitiría proteger la privacidad del usuario y evitar ataques sino también prevenir consecuencias mucho peores.