Conoce la clínica para desintoxicación tecnológica

En 2015, al menos 120 millones de personas estaban conectada a Internet, sólo por detrás de China (705 millones), India (333 millones) y Estados Unidos (242 millones), según un informe de la ONU sobre economía de la información publicado en octubre.

Por esta razón, y con el fin de evitar una dependencia digital o nomofobia una patología con consecuencias psíquicas, sociales y físicas, se creó el Instituto Delete, el primero en Brasil especializado en "detox digital".

anexo

Delete nació en 2013 de la mano de la psicóloga Anna Lucia King. Desde entonces ha ayudado a alrededor de 800 personas que padecían algún tipo de dependencia tecnológica.

El objetivo del tratamiento no es demonizar las tecnologías, sino hacer que los dependientes aprendan a usarlas de forma saludable.

anexo

El perfil de las personas que llegan a este lugar es variado, desde adolescentes que pasan horas en juegos online en la computadora, hasta adultos que perdieron a su pareja o fueron despedidos de sus trabajos por estar demasiado tiempo en Facebook o WhatsApp.

anexo

Los pacientes son clasificados en tres grupos: conscientes, abusivos y dependientes. A cada uno se le ofrece un tratamiento personalizado en función de la gravedad del caso.

Aunque la nomofobia es todavía un tema relativamente nuevo en Brasil, en Corea del Sur, Japón o China ya consideran esa dependencia como un problema de salud pública que se trata en centros de rehabilitación.